La Cueva de Sedequías, Jerusalén Oriental, Israel

La Cueva de Sedequías, Jerusalén Oriental, Israel

Una antigua cantera redescubierta por un perro y reclamada por los reyes bíblicos, un culto alemán y los masones.

  • Catagoría:  Curiosidades
  • Autor:  ZonaJ
  • Comentarios:  


Anuncios

La cantera de roca de caliza conocida como la Cueva de Sedequías bajo la Ciudad Vieja de Jerusalén ha sido un centro de leyenda y ceremonia durante miles de años.

Hay varias historias sobre la cueva que son asuntos de fe.

La leyenda dice que las piedras de la cantera fueron encargadas por el Rey Salomón y usadas para construir el Primer Templo perdido, por lo que el sitio es a veces conocido como las Canteras de Salomón.

Se dice que otro rey bíblico, el Rey Sedequías, intentó huir de una Jerusalén asediada hacia Jericó a través de esta cueva.

Cuando fue capturado por los esbirros del rey babilónico Nabucodonosor, sus hijos fueron asesinados delante de él antes de que sus ojos se apagaran.

Pasó el resto de su vida ciego y encarcelado.

Las gotas de agua que gotean a través del techo de la caverna se conocen hoy como "las lágrimas de Sedequías".

Otra leyenda marca la cantera como el lugar de descanso final de Coré, quien lideró una rebelión contra Moisés y fue tragado por la tierra en un acto de retribución divina.

Lo que se puede probar a través de la arqueología y la corroboración histórica, sin embargo, es quizás igualmente notable.

La cámara subterránea de 300 pies de largo está completamente hecha por el hombre, ahuecada por generaciones de trabajo.

El tamaño total se estima en alrededor de cinco acres.

Alrededor del año 50, Herodes el Grande usó esta cantera para proyectos de construcción, incluyendo el Segundo Templo y lo que ahora es el Muro Occidental.

Solimán el Magnífico haría sellar la cueva durante el siglo XVI, temiendo que los invasores pudieran usarla para cavar túneles en el corazón de Jerusalén.

La cueva permaneció sellada hasta 1854, cuando un misionero americano llamado James Turner Barclay descubrió la entrada, después de que su perro se topara con una pequeña abertura que había sido revelada por fuertes lluvias.

En la década de 1880, un culto religioso alemán entró en la cueva, pero fue eliminado por las autoridades turcas y alemanas.

Los masones también fueron atraídos a la cueva, ya que tienen un parentesco particular con el Rey Salomón, quien se cree que fue el primer Gran Maestro.

El grupo celebró su primera ceremonia en la cueva en 1868 y los masones de Israel siguen celebrando una ceremonia anual en ella cada año.

El último uso conocido de la cueva como cantera fue para la construcción de la torre del reloj sobre la Puerta de Jaffa a principios del siglo XX.

Sin embargo, cualquiera que conozca la larga historia de la caverna sabe que aún hay tiempo para contar muchas más historias.

 


ZonaJPor @zonajnet
Somos un movimiento juvenil creado por jóvenes y para jóvenes que integra tecnología, música, arte, comunicaciones y un mensaje diferente.

Anuncios