10 sectas cristianas muy extrañas en la antiguedad

10 sectas cristianas muy extrañas en la antiguedad

En los dos primeros siglos de la era cristiana, el Nuevo Testamento aún no había sido finalizado

  • Catagoría:  Fe
  • Autor:  ZonaJ
  • Comentarios:  


Anuncios

Y la declaración de creencia ortodoxa definitiva, el Credo de Nicea, estaba todavía muchos años en el futuro.

El mundo romano era el hogar de muchas sectas etiquetadas como "cristianas" que nos parecerían extrañas y completamente extrañas a este lado del Concilio de Nicea.

Si usted piensa que las sectas cristianas modernas son tan abigarradas y confusas, siga leyendo y le parecerá que son muy serias y mansas en comparación con la naturaleza de "libre para todos" del cristianismo temprano.

 

10 - Simonianos

Varias personas juntas y una tirada en el piso

Los Simonianos toman su nombre de Simón el Mago, que aparece en Hechos 8:9-24, donde es reprendido por el apóstol Pedro por tratar de comprar el oficio apostólico (de ahí el término "simonía" para la práctica).

Según el obispo Ireneo de Lyon, Simón es el padre de todos los herejes.

Simón contó una historia en la que el Primer Pensamiento femenino de Dios, llamado Ennoia, fue a los mundos inferiores para crear ángeles.

Desafortunadamente, los ángeles se rebelaron contra ella y la hicieron prisionera en el cuerpo de una mujer.

Habitó tal cuerpo a través de sucesivas reencarnaciones, una de las cuales fue Helena de Troya.

Dios finalmente descendió a la Tierra como Simón el Mago para rescatarla.

Simón encontró su última encarnación, también llamada Helena, trabajando como prostituta en la ciudad de Tiro.

Fue mientras estaba en forma humana que Dios/Simon predicó contra los ángeles rebeldes que crearon el mundo.

Hay indicios en los escritos de Simón de que también se identificó como el Cristo que sufrió en Judea.

Enseñó que la gente que se vuelve a él y a Helen (que fue identificada como el Espíritu Santo) se salvará por gracia, no por obras.

El apócrifo "Hechos de Pedro" relata que, en un concurso con el apóstol Pedro para probar quién dice la verdad, Simón levita sobre el Foro de Roma.

Pedro le ruega a Dios que derribe a Simón, y el hereje se detiene en el aire y cae al suelo.

Expuesto como un estafador, es apedreado por la gente y más tarde muere por sus heridas.

 

9 - Montañeses

Grabado en una parede de personas

Montanus fundó un movimiento que, en su tiempo, se llamó "Nueva Profecía".

Fue un antiguo precursor del moderno pentecostalismo, con su énfasis en la profecía extática y el hablar en lenguas bajo la posesión del Espíritu Santo.

Montanus fue supuestamente una vez un sacerdote en el culto pagano de Attis y Cibeles, que tenía una tradición de comportamiento derviche entre sus sacerdotisas.

Aunque el movimiento no difería mucho de las creencias de la Iglesia Católica proto-ortodoxa, hubo importantes desviaciones de la doctrina.

Por un lado, Montanus permitía a las b en la secta, como obispos, presbíteros y diáconos.

Sus dos principales profetisas fueron Maximilla y Priscila.

Mientras estaba en Pepuza, en Frigia (Asia Menor), Priscila afirmó que Jesús se le apareció en forma de mujer mientras dormía y, habiéndose acostado a su lado, "puso sabiduría en mí, y me reveló que este lugar es santo, y que aquí arriba Jerusalén desciende".

Maximilla predijo que, tras su muerte, llegaría el final.

La noticia de la inminente Segunda Venida de Cristo (o "Parusía") se extendió como un incendio forestal por toda la región, y pronto Pepuza se ahogó en un mar de devotos.

En preparación para la Parusía, Montanus instó al ascetismo, prohibió el matrimonio (más tarde se relajó a un solo matrimonio), y alentó el martirio.

Al principio, la Iglesia Católica consideró la Nueva Profecía con cierta aprobación.

Incluso el firme defensor de la Iglesia y enemigo de la herejía, Tertuliano, estaba entusiasmado con la forma en que el Espíritu Santo se movía entre la comunidad montanista.

Pero más tarde, la jerarquía de la Iglesia comenzó a notar con alarma que las profecías iban más allá de las palabras de Jesús, sus apóstoles y las tradiciones protoortodoxas.

Esto llevó a la Iglesia a calificar al montanismo como una herejía.

Siglos de oposición siguieron, culminando en el 550 d.C., cuando los católicos confiscaron los edificios de la iglesia montanista en Pepuza y quemaron los huesos de Montanus, Maximilla y Priscilla.

 

8 - Marcionitas

Hombres escribiendo

Los marcionitas eran seguidores de Marción del Ponto, un armador considerado uno de los cristianos más influyentes entre los tiempos de San Pablo y Orígenes.

Se alega que fue expulsado de la iglesia por "seducir a una virgen", pero esta acusación puede ser parte del trabajo de demolición que sus enemigos lanzaron contra él.

Lo que se sabe es que vino a Roma y comenzó a enseñar sus doctrinas allí, atrayendo una gran cantidad de seguidores y amenazando la existencia misma de la incipiente Iglesia Romana.

El obispo Policarpo de Esmirna lo llamó el "primogénito de Satanás".

Marción rechazó al Dios judío Yahvé como una deidad malvada y tiránica, enseñando que el Dios del que hablan las Escrituras hebreas no era el Padre amoroso de Jesucristo.

Obviamente, también rechazó los escritos judíos (lo que se convertiría en el Antiguo Testamento) y compiló un nuevo canon de libros sagrados, uno que es claramente cristiano.

Para ello elaboró un "Evangelio del Señor" (una versión temprana del Evangelio de Lucas) y recopiló las epístolas de Pablo, introduciendo así la idea de un "Nuevo" Testamento.

Marción consideraba a Pablo como el único apóstol que comprendía verdaderamente el mensaje de Jesús.

A los 12 originales, incluyendo a Pedro, los consideraba como densos idiotas.

Marción prohibió el matrimonio e instó al celibato a sus seguidores (incluso a los casados), ya que traer más niños al mundo significaba llevar a más gente en cautiverio al despótico Yahvé.

Marción también era un docetista, creía que Jesús nunca fue realmente un ser humano de carne y hueso, sino que simplemente pretendía serlo.

 

7 - Los Carpocratianos

Escritos antiguos

los marcionitas practicaban un celibato extremo, la secta liderada por Carpocrates fue acusada de libertinaje extremo opuesto.

Los Carpocrates creían en la reencarnación, y el obispo Iranaeus de Lyon dijo que los miembros del grupo eran animados a experimentar todo lo que hay en la vida, para que no tuvieran que reencarnarse para experimentar lo que se habían perdido, y eso incluye la inmoralidad.

Puede que Ireneo esté exagerando, pero los carpócratas se enorgullecían de estar por encima de cualquier ley moral, habiendo trascendido el ámbito material y las convenciones humanas.

La notoriedad de los carpócratas se reavivó en el siglo XX con el descubrimiento del Evangelio Secreto de Marcos, una supuesta versión más espiritual del Evangelio canónico de Marcos.

Fue mencionado por Clemente de Alejandría, quien acusó a los Carpocracios de falsificarlo para apoyar su libertinaje.

El Evangelio Secreto resultó incluir una escena en la que un Jesús desnudo da instrucciones a otro hombre desnudo, y este indicio de un encuentro homosexual fue usado por los Carpocratianos para justificar un estilo de vida gay a una sociedad mucho menos tolerante que la nuestra.

 

6 - Marcosianos

Alfabeto antiguo

La secta, dirigida por el maestro Marcus, es conocida por su fascinación por la numerología y la teoría de las letras.

Esta teoría de los números se derivó de los pitagóricos.

Los Marcosianos encontraron significado en los equivalentes numéricos de las palabras (en griego, cada letra tiene un valor numérico).

Por ejemplo, el nombre "Jesús" en griego - IESO - corresponde al equivalente numérico de 888, un número considerado por los antiguos como sagrado y mágico.

Una razón de ello es que los números asociados a las 24 letras griegas, cuando se suman, equivalen a 888.

Los Marcosianos también utilizaron la numerología para explicar el relato del bautismo de Jesús en Marcos 1:11 como el momento en que entró en él la plena divinidad.

Sumaron las letras de la palabra griega para "paloma", que viene a ser 801.

Este es el número de Dios, el Alfa y el Omega, ya que el Alfa es igual a 1 y el Omega es 800.

Marco también enseñó de 30 seres divinos, llamados Eones, derivado del hecho de que 1+2+3+4+5+7+8 = 30, con el "6" omitido, porque no es una letra del alfabeto griego habitual ("8" representa el "Ogdoad", los ocho Eones primarios).

 

5 - Valentinos

Jesús con un papiro en sus manos

Valentín fue un profesor muy popular e influyente, habiendo perdido por poco la elección como obispo de Roma (el tipo que hoy llamamos "Papa").

Después de perder (o rechazar) la elección, creó su propio grupo.

Valentín creía en un Ser Primitivo andrógino, su aspecto masculino llamado Profundidad, y su aspecto femenino Silencio, del que emanaban parejas de otros seres.

Finalmente se formaron 15 parejas, totalizando 30, los Aeones descritos por Marco, que era discípulo de Valentín.

El último Aeón, Sophia, cayó en la ignorancia y fue separada de su consorte, y esto resultó en la creación material y todos sus males.

Se dividió en dos: Su parte superior regresó a su consorte, mientras que su parte inferior quedó atrapada en este mundo físico.

Todo el concepto valentiniano de la salvación residía en el rescate de Sophia por el Hijo, o Salvador, en el que todos los Aeones están integrados.

Sophia había dado a luz semillas espirituales a su imagen, pero ellas también, estaban en la ignorancia.

Para despertar y madurar las semillas, la baja Sofía y el Salvador influyeron en el Demiurgo (Artesano, o Creador), una deidad inferior, para crear el mundo material y los seres humanos. 

Este Demiurgo no es otro que el Dios bíblico de los judíos.

Cosas bastante raras viniendo de alguien que casi se convierte en Papa.

 

4 - Basilideanos

Jesús llevando la cruz mientras le intentan ayudar

Los seguidores de Basílides de Alejandría fueron considerados por Ireneo como dualistas y emanacionistas.

Es decir, veían la materia y el espíritu como fuerzas hostiles y opuestas, y se suscribían al mito gnóstico habitual de los eones que emanaban en sucesión de un Padre Unigénito.

Los cinco Aeones principales eran Nous (Mente), Logos (Palabra), Tronos (Inteligencia o Prudencia), Sophia (Sabiduría) y Dynamis (Poder).

De Sophia y Dynamis emanaron 365 cielos en orden descendente, llamados colectivamente Abrasax.

El Dios de los hebreos gobernó el cielo más bajo, y creó un mundo ilusorio, el nuestro.

El Dios Verdadero vio el sufrimiento de la humanidad en este reino ilusorio y envió a Nous (o Cristo) para traer el conocimiento (Gnosis) que los liberaría.

Nous nació como Jesús, cuyo nombre secreto entre los Basilideanos era Kavlakav (o Caulacau).

Cristo, siendo un ser totalmente divino, no tenía un cuerpo físico real.

Basílides es quizás más conocido por su interpretación de la crucifixión.

Cristo, siendo incorpóreo, no podía morir.

En el camino al lugar de la crucifixión en el Gólgota, hizo un cambio: convirtió a Simón de Cirene, que ayudaba a llevar la cruz, en una semejanza de sí mismo, y viceversa.

Los romanos, completamente engañados, procedieron a crucificar al pobre Simón.

Mientras tanto, Jesús se mantuvo al margen, riéndose del truco.

Esta noción sobrevive hasta hoy, en las páginas del Corán musulmán: "Dijeron: 'Matamos al Mesías Isa (Jesús), hijo de Maryam (María), el Mensajero de Alá', pero no lo mataron ni lo crucificaron, sino que el parecido de Isa se puso sobre otro hombre".

(Corán 4:157).

 

3 - Ophites

Adan y Eva juntos con la manzana

Los Ophites se llaman así por la palabra "serpiente", y como habrán adivinado, estos cristianos eran adoradores de serpientes.

Epifanio relata que en su Eucaristía, soltaron una serpiente, que se deslizó entre los panes de la mesa de la comunión.

Su fascinación por las serpientes proviene de la lectura del relato de la caída del Génesis.

Para ellos, la serpiente que tentó a Eva no es el villano del relato, sino el héroe.

Al Dios creador del Génesis lo llamaron Ialdabaoth (Hijo del Caos), que quería tiranizar a Adán y Eva negándoles el árbol del conocimiento del bien y del mal, la fuente de la sabiduría.

Ialdabaoth era en realidad el hijo de Sophia.

Era ignorante de un reino divino superior a él, y se proclamó tan arrogantemente como el único Dios.

La serpiente fue usada por su madre Sophia para frustrar sus ilusiones de grandeza invitando a Eva a comer del fruto prohibido.

Así, el propio Moisés exaltó a la serpiente en el desierto, y Jesús se comparó con esa serpiente.

 

2 - Sethia

Escritos antiguos

Los setianos fueron llamados así porque veneraban a Set, el tercer hijo de Adán y Eva, como revelador de conocimiento.

Se consideraban a sí mismos la "semilla de Seth", esa parte de la humanidad que había alcanzado la Gnosis (conocimiento) y que por lo tanto se salvaría, a diferencia del resto de la humanidad, la descendencia de Caín y Abel.

Cristo y Seth eran el mismo revelador.

Los setianos son conocidos por su obra más notable, el Apócrifo (o "Libro Secreto") de Juan.

En él leemos la expresión más completa de la visión gnóstica del mundo.

Comienza con el inefable e incognoscible Padre Primario, del que emanó el primer poder, el Pensamiento (también llamado "Barbelo").

Esta figura femenina desempeñó un papel tan importante en el mito setiano que la secta fue también conocida como Barbeloites.

Otro proceso de emanación de Barbelo produjo los Autógenes (auto-engendrados) y los ángeles, incluyendo a Adamas, el Hombre Perfecto.

La emanación más joven, Sophia, deseaba crear una semejanza de sí misma sin el consentimiento del Espíritu invisible.

En su lugar produjo un ser deforme, Yaldabaoth, que se convirtió en el Demiurgo - el Dios creador de la Biblia.

Yaldabaoth, a su vez, produjo a los Arcontes, que hicieron al primer humano, Adán.

Los Arcontes vieron que Adán era superior a ellos en inteligencia, así que se las ingeniaron para ocultarle el Árbol del Conocimiento en el Jardín del Edén.

Cuando Adán y Eva desobedecieron a los Arcontes, fueron expulsados del Paraíso.

Yaldabaoth sedujo entonces a Eva, y ella dio a luz a Caín y Abel.

 

1 - Fibionitas

Un hombre con escritos en sus manos

El único relato que tenemos de las prácticas de los fibionitas (también llamados borboritas) proviene de los escritos del cazador de herejías Epifanio.

Debemos ser conscientes de las posibles exageraciones y calumnias en su sesgado relato.

Verdadero, parcialmente verdadero o falso, su relato es sin embargo intrigante e interesante, por no decir escandaloso.

Epifanio relata que, siendo joven en Egipto, dos atractivas muchachas fibionitas intentaron una vez convertirlo (hacer que "sedujera") para que se uniera a su secta.

Él rechazó sus insinuaciones, pero se familiarizó con sus escritos.

Epifanio afirma conocer sus rituales y todo son detalles escabrosos.

Dice que los festines de los fibionitas comienzan con los hombres dándose la mano a las mujeres, mientras les hacen en secreto cosquillas en las palmas de las manos.

Esto puede ser un código secreto para alertar a los miembros de la presencia de extraños, o un gesto erótico.

Después de cenar, las parejas casadas comienzan a tener sexo, cada una con otro miembro.

El hombre, sin embargo, tiene que retirarse antes del clímax, para que él y su pareja puedan recoger el semen e ingerirlo juntos, diciendo, "Este es el cuerpo de Cristo".

Los líderes de la secta que ya han alcanzado la perfección pueden realizar el rito con un miembro del mismo sexo.

También hay una masturbación sagrada, donde uno puede tomar el cuerpo de Cristo en la privacidad de su habitación.

¿La razón de este ritual sexual? Los fibionitas creían que este mundo está separado del reino divino por 365 cielos.

Así que para llegar al mundo más alto, un fibionita redimido debe pasar por los 365 cielos dos veces.

Pero cada cielo está custodiado por un Arconte, y para que se le conceda un paso seguro, un Fibionita debe pronunciar el nombre secreto de uno de los Arcontes, mientras realiza el acto sexual.

Esta creencia garantiza que cada varón fibionita tenga sexo con una mujer al menos 730 veces.

La liturgia del sexo también se fundó en la idea de que los humanos tienen la semilla divina atrapada dentro del cuerpo físico, que debe ser liberada para volver a los reinos superiores.

Esta semilla se transmite a través del semen masculino y la sangre femenina.

Permitir que la semilla se desarrolle en el vientre de la mujer en otro ser humano es perpetuar el ciclo de atrapamiento.

Así, el ritual recoge el semen y la menstruación, y su ingestión representa la liberación de la semilla divina.


ZonaJPor @zonajnet
Somos un movimiento juvenil creado por jóvenes y para jóvenes que integra tecnología, música, arte, comunicaciones y un mensaje diferente.

Anuncios