Blog / Artí­culos


La heroína, un infierno en la tierra

  • Catagoría:  Artí­culos

Esta es la historia de un joven que a la edad de 15 años fue su primer fiesta y se encontró con la mortal y conocida droga heroína. Este joven relata cómo en una noche aparentemente inocente todo cambia para el.

La heroína es una droga derivada de la planta amapola y pertenece a una clase de drogas denominada opiáceos. En el siglo XIX los opiáceos eran remedios populares. Se usaban para calmar afecciones y dolores de diferente tipo y se podían comprar sin prescripción médica en muchos comercios de EEUU y Europa.

Algunos opiáceos son naturales (morfina, opio y codeína) y otros son sintéticos, es decir, elaborados en el laboratorio a partir de la amapola (demerol, metadona, etc.).

La heroína es un opiáceo semi - sintético: es producida  a partir de la morfina a  través de un proceso químico y es aproximadamente 3 veces más fuerte que ésta.

Cuando se consume por vía intravenosa, esta sustancia de gran potencia alcanza rápidamente el cerebro y produce un “flash” o “hit”, como se le llama habitualmente a su efecto inmediato.

La heroína puede presentarse en forma de polvo blanco o como una pasta o goma marrón (dependiendo de la procedencia y del proceso de elaboración que haya tenido).

La heroína marrón debe ser disuelta con un ácido como la vitamina C antes de ser inyectada. Esta es además mejor variedad para ser fumada.

La heroína que se vende en la calle por lo general no es heroína pura sino que está cortada con otras sustancias (esto también pasa con la cocaína).

La heroína pura se "corta" así con otros opiáceos sintéticos, lo cual puede generar complicaciones a quien la consume, porque seguramente el usuario no va a tener el efecto que está buscando a la vez que se va a colocar en una situación de mayor riesgo de sobredosis y otras reacciones adversas.

 

¿Cómo se consume?

Heroina, infierno en la tierra 1

La heroína puede fumarse, inyectarse o inhalarse. Las dos primeras vías de administración son las de acceso más rápido al cerebro y por lo tanto las que producen efectos en menor tiempo.

Cuando se fuma (chinos), la heroína es calentada sobre un papel de aluminio y con ayuda de algún instrumento se inhalan sus vapores por la nariz o la boca. La vía intravenosa es por lejos la forma mas riesgosa de consumir heroína ya que entraña un riesgo elevado de sobredosis dado que la totalidad de la sustancia entra en el flujo sanguíneo de una sola vez.

El jalado es por la misma razón más riesgoso que el fumado. La mayoría de los riesgos de la vía intravenosa desaparecen si la heroína es fumada o aspirada aunque estos métodos puede causar problemas para aquellas personas que sufren de asma, neumonía u otros problemas respiratorios.

La heroína puede ser inyectada directamente a través de las venas, indirectamente a través de los músculos, o en forma de inyección subcutánea. Cada uno de estos métodos tiene sus propios riesgos. Más adelante te los explicaremos detalladamente.

 

¿Cuáles son los efectos?

La heroina, infierno en la tierra 2

La heroína, al igual que todos los opiáceos, es un  potente analgésico que hace que el usuario tenga menos conciencia y pueda tolerar mejor los dolores y afecciones físicas y emocionales. Así, a altas dosis produce una importante sedación.

Por otra parte, puede producir sentimientos de calidez, euforia, placer y bienestar. No obstante hay que tener en cuenta que no todas las personas que usan heroína experimentan estos efectos en todo momento.

Como dijimos, siempre, sea cual sea la droga que uses, legal o ilegal, la experiencia es única, irrepetible  y  diferente para cada usuario. Como efectos desagradables que a veces puede generar el consumo de heroína podríamos mencionar: estreñimiento, nauseas, respiración enlentecida, disminución del deseo sexual.

Por otra parte, las mujeres pueden experimentar períodos irregulares o incluso dejar de tenerlos.

 

¿Qué riesgos puede tener el consumo de heroína.?

La heroina, infierno en la tierra 3

Uno de los riesgos que entraña el consumo de heroína es que su  uso regular (así como el uso regular de cualquier opiáceo) tiene altas probabilidades de generar tolerancia y por lo tanto dependencia física , y síndrome de abstinencia ante la  interrupción del consumo.

No obstante y contrariamente a la creencia popular, el uso de heroína pura no causa por si mismo  daños serios a largo plazo para la salud del usuario. Lo que sí pone al usuario en situaciones de riesgo son las prácticas de inyección y el hecho de no conocer el corte de lo que se está consumiendo.

Estos elementos acarrean generalmente  importantes riesgos para la salud, tanto en el corto como en el largo plazo.

La inyección de heroína directamente en las venas es el método que acarrea mas riesgos para la  salud del usuario. Si son compartidas agujas, jeringas, algodones, filtros, cocinadores o cucharas  infectadas existe una alta probabilidad de que a través del contacto sanguíneo se transmitan  virus e infecciones como el HIV y la Hepatitis B y C .

Pueden ocurrir asimismo infecciones bacteriales y contaminación de la sangre si ingresan bacterias a través de la inyección o “tiro”. Se pueden generar también daños a la piel y los músculos como absesos, celulitis y otras lastimaduras relacionadas con las prácticas de inyección.

Como consecuencia del uso repetido pueden colapsar también las venas y quedar inutilizables para futuras inyecciones.

Otro de los riesgos asociados a las prácticas de inyección es que el inyectarse accidentalmente en un nervio puede producir parálisis, y el inyectarse en una arteria puede provocar importantes pérdidas de sangre.

Por último, es necesario tener en cuenta que uno de los riesgos  más importantes del consumo de heroína para la salud es la sobredosis.

Cuando una persona consume una dosis importante de heroína su sistema respiratorio puede deprimirse al grado de generar un paro  respiratorio, por lo cual aquellas personas con problemas respiratorios deben ser muy cuidadosas y  evitar, en lo posible su consumo.

 

Mi historia

La heroina, infierno en la tierra

Era un viernes en la noche y me disponía a salir con mis amigos del colegio, era la primer fiesta a la que iba por lo que me encontraba muy animado y algo nervioso. Salí a las 8 pm y me encontré con mis amigos,

Sería nuestra noche. Lo primero que hicimos fue ir a una tienda y comprar algo de tomar, "2 botellas de aguardiente por favor", exclamo Carlos, el más experimentado del grupo. Recuerdo que el señor de la tienda estaba algo nervioso pues éramos menores de edad y esto es prohibido.

Destaparon la primer botella, el primer trago fue para las ánimas y el segundo lo tomo Carlos. Todos pasaron la ronda hasta que llego a mí. En principio, me rehusé pero de inmediato llegaron los reclamos de mis amigos tome mi primer trago. Uno, tras otro y tras otro. Estaba algo mareado y no sabía por qué.

Al fin llegamos a la fiesta pero algo felices, (prendidos) entramos y allí cambio mi vida. Al entrar pudimos ver como la gente bailaba, fumaba, se besaba y demás, todos estábamos un poco asustados. Excepto Carlos, que estaba acostumbrado a este tipo de ambientes.

No habíamos entrado cuando los amigos de Carlos llegaron y nos dieron un saludo de fraternidad como ningún otro.

Pudimos observar a algunos conocidos del colegio y algunas niñas del salón pero la verdad era otro mundo, otro ambiente al del colegio. Paso un poco el impacto inicial y el susto de principiantes en el campo.

Llegaron unas amigas de Carlos y comenzó la rumba. Seguimos tomando mas licor.

Acabamos la segunda botella y compramos otras 2. Recuerdo que eran como las 2 am y me encontraba muy mal. Muy mareado, hablaba muchas incoherencias y no sabía ni con quien estaba. Recuerdo una voz que dijo "este es el próximo" y una risa la cual nunca olvidare.

No paso mucho cuando llego uno de los amigos de Carlos y me dijo "camine le doy algo para que llegue a su casa tranquilo y relajado" Me fui con el para el baño y allí saco una sustancia toda extraña. Estaba tan borracho que le dije "si eso me quita esto hágale.

Mi mamá me mata donde llegue así a la casa y fue allí donde por primera vez probé la tan conocida pero maldita heroína.

Muchos jóvenes en la actualidad consumen varias sustancias alucinógenas en sus noches de rumba y descontrol social, es cada vez mayor el número de adictos en nuestra sociedad.

Es mayor el número de personas que después de una noche de locura amanece sin saber en donde esta, drogado y tal vez violado, maltratado sin recordar que fue lo que paso.

No recuerdo como llegue a casa, no recuerdo nada, tengo memoria hasta que el amigo de Carlos me inyecto la sustancia que según el calmaría mis penas. Solo desperté con una sed horrible, un temblor en mi cuerpo y una ansiedad terrible por algo que no sabía que era.

Escuchaba el llanto de mi madre por teléfono hablando con mi hermano y diciendo: "el niño llego todo borracho, sin ropa y hablando cosas incoherentes." No entendía nada, no comprendía que pasaba, no entendía porque mi madre lloraba ni porque nuestra noche había terminado en eso.

Recuerdo que eran como las 3:30 de la tarde cuando salí por un poco de agua. Mi madre seguía llorando y preguntándose ¿por qué?, porque su niño había llegado así, porque estaba sin ropa, quienes eran esos hombres que me tiraron en la puerta de la casa.

De repente comenzó una ansiedad por sentir aquella paz y tranquilidad en mi cuerpo, de la ansiedad pase a la necesidad y de la necesidad al desespero. Recuerdo que salí de mi casa y corrí a donde Carlos, mi amigo, y le dije que no sabía que pasaba, que necesitaba la sustancia de la tranquilidad y el me dijo "fresco yo le doy más. Tiene platica?"

Solo lagrimas salen de mi interior, rabia y un poco de odio al recordar aquella noche, si tan solo hubiese dicho NO, hubiera salvado mi vida. Cada día fue peor, peor y peor, se hacía más necesaria, más vital para subsistir, era más necesaria que la comida, mas vital que el agua, mas importante que mi propia vida.

Llegue hasta el fondo del abismo, mi familia sufrió demasiado, mis "amigos" se alejaron y realmente puedo decir que perdí mi vida. Hoy estoy aquí en un centro de recuperación, Clínica de ayuda al adicto, tratando de eliminar esta adición que comenzó un día cualquiera, en una noche equivocada, en un lugar equivocado, con las personas equivocadas.

Podría estar en una universidad aprendiendo de música que es lo que me gusta, conociendo nuevas personas, tal vez una novia, haciendo feliz y orgullosa a mi madre .Pero en cambio estoy acá recluido, olvidado de aquellos que me iniciaron en este mundo, solo y con ganas de morir para acabar este tormento.

Solo me queda apoyarme de Dios y de su infinito amor y misericordia pues los expertos en el área no me dan muchas esperanzas de salir de este maldito infierno.

En la actualidad las clínicas de reposo, de ayuda, de control y recuperación de adicción no pueden más. Están repletas de jóvenes como este que por estar en el lugar equivocado con las personas equivocadas perdieron su vida.

Las cifras son alarmantes, los números crecen y crecen, las estadísticas son increíbles, pero la realidad es única. Cada día son más los adictos alrededor del mundo, cada día son más los jóvenes que llegan a las clínicas por sobredosis. Algunos se salvan y comienzan tratamientos, otros simplemente, MUEREN.

Lo más triste y preocupante es que es un negocio que lucra, que deja ganancias inmensurables, que viene desde un alto nivel social, que tiene personas muy poderosas detrás y que en lugar de acabarse, como muchos aseguran, crece cada momento y lo peor: cada día que pasa deja más víctimas, no mide color, raza, religión, nivel social, sexo, edad. Debemos luchar contra ella, porque está acabando con nuestra juventud.

 

En pocas palabras

La heroina, infierno en la tierra 5

Amigos que leen mi historia, no cometan el error que yo cometí, no hagan lo que yo hice, digan NO, huyan de los lugares en donde les pueden hacer daño, aléjense de los amigos que los llevan a este mundo.

Al principio parecen muy amables pero después simplemente te envician y dejan morir.

Si estas a punto de caer, corre, no lo hagas, puedes salvar tu vida y la de tus amigos. Que mi historia te sirva como espejo y nunca caigas en mi error.

Esa noche me violaron, me robaron y acabaron con mi vida. Que esto no te pase a ti. Tú que puedes acude a Dios y sálvate. El es el único camino que podemos tomar y ser realmente felices.

Esta historia es realmente impactante pero más impactante aún es que como esta hay miles de historias por contar, miles de casos por conocer y miles de personas por ayudar. Puedes hacerlo, puedes cambiar tu historia y la de otros.

Puedes salvar vidas, puedes ser realmente un héroe al decir NO.Tú que puedes hacerlo hazlo. Salva tu vida y la de los que te rodean y necesitan.


Julian CarmonaPor @juliancarmona
Julián Carmona es Ingeniero de sistemas y es el director tecnológico de ZONAJ, acérrimo amante del café en todas sus presentaciones y seguidor de la NFL Y UFC.


blog comments powered by Disqus