Austin Carlile y el Metalcore que Testifica de Cristo

Austin Carlile y el Metalcore que Testifica de Cristo

El dramático testimonio de un músico cristiano con muchos problemas que gracias a su fe logró enfrentar grandes pruebas en su vida

  • Catagoría:  Musica y Cultura
  • Autor:  Jorge Mario Marin
  • Comentarios:  


Anuncios

El metalcore no es un género que suelo escuchar con mucha frecuencia, no es exactamente de mi preferencia aunque por supuesto le encuentro mucha valides.

Por lo regular me gusta cuando este sonido se convierte en algo más experimental o se fusiona.

Me agrada mucho escuchar esa combinación de metalcore con power y sinfónico de Hope for the Dying o el glam de Blessed by a Broken Heart.

Más que As I Lay Dyng me simpatizaba el proyecto de Tim Lambesis llamado Austrian Death Machine, un gracioso tributo musical al actor Arnold Schwarzenegger.

Agrupaciones como For Today, Sleeping Giant o August Burns Red lideraron no solo el movimiento en el rock cristiano sino que lograron cierta aceptación dentro de todo el círculo que envuelve al movimiento.

Pero sin duda una de las que más me llamó la atención al empezar a escarbar en el género fue la banda de Ohio Attack Attack, por esa acertada manera de fusionarse con la electrónica o como muchos denominan electronicore.

Finalmente, no sería solo su sonido lo que captó mi interés, si no las confusas declaraciones de los miembros de la agrupación.

Su primer vocalista y uno de sus fundadores Austin Carlile, afirmaba constantemente que se trataba de una banda con principios cristianos lo cual se reflejaba en muchas de sus canciones, sin embargo después de su salida de la agrupación los músicos afirmaban incesantemente que no lo eran y que solo se trataba de chicos normales haciendo música.

Carlile tuvo una salida para nada amistosa de la banda y es aquí donde todo se torna difuso, ya que al ser el único que afirmaba constantemente sobre la relación de los músicos con el cristianismo, sus compañeros de banda recalcaban que fue despedido por su conducta inapropiada, sus problemas con el alcohol que estaban siendo arrastrados a sus presentaciones en vivo e incluso se le acuso de acostarse con una gran cantidad de sus fans femeninas.

Lo que es cierto, es que la fe del vocalista era una cuestión bastante confusa, ya que su enojo hacia Dios venia presente desde la muerte de su madre por Síndrome de Marfan (trastorno del tejido conectivo que afecta los sistemas esquelético y cardiovascular), cuando él contaba con 17 años, enfermedad que finalmente terminó por heredar.

Posterior a su salida de su antigua banda, comienza una nueva faceta en la música, ahora como vocalista de la banda Of Mice & Man, agrupación en la que nuevamente aunque no de manera tan recurrente como antes los temas espirituales se dejan ver en algunas canciones.

Es aquí donde sus problemas de salud comienzan a causar un infierno en la vida del músico y   fumar marihuana se convirtió en la manera de lidiar con el dolor, desde la espina hasta el cuello, un dolor insoportable lo aquejaba mientras cantaba, algo que los músicos de su banda notaron con prontitud, diciéndole que tenía que parar.

En el año 2016, ya daban por terminal los diagnósticos de sus problemas de salud, incluso afirmó después de una operación haber vivido la experiencia de estar en el mas allá.

Finalmente un regreso real y genuino a la fe se convierte en la salida que haría la diferencia en medio de todo: “Recuerdo un día en el que había fiesta en nuestro autobús… subí a la parte trasera y llamé a mi padre; le dije ‘¿cuál es el propósito de esto?, ¿de qué me estoy perdiendo? La banda está teniendo todo el éxito y yo sigo sintiéndome vacío, herido y perdido’. Y lo único con lo que respondió fue ¿dónde está Dios en tu vida?” este sería el detonante hacia la reconciliación con las creencias que le decepcionaron de adolescente.

Esto empezó a gestar nuevamente problemas alrededor de su actual banda, en esta ocasión por que se vio inspirado a hablar claro en sus letras acerca de Cristo, algo que no le fue permitido y le impulso a abandonar el proyecto.

Su traslado a Costa Rica fue un momento crucial al asistir a una congregación donde un grupo de misioneros oraron por su salud. Pudo colocarse nuevamente en pie después de mucho tiempo y hasta jugar béisbol, deporte que practica con igual pasión como la música.

Testificar acerca de Jesús es algo que Austin hace con frecuencia en redes sociales incluso se convierte en viral su foto siendo bautizado en una playa por el pastor Ryan Ries del movimiento Whosoevers, mientras afirma que se viene un nuevo proyecto musical que sigue sin concretarse por lo menos de manera oficial, lo cierto es que después de desmentir que se uniría a Linkin Park, seguimos a la espera de lo nuevo del artista.

El paso por esta tierra no ha sido fácil para personajes como Austin y es aquí donde la fe en Dios se convierte en la mayor esperanza.

Jesús no dijo que nuestra vida después de estar con Él, nos libraría del dolor de estar en un mundo caído o que los problemas desaparecerían como argumenta ese lamentable “evangelio” que nos venden los predicadores de la llamada “teología de prosperidad”, pero si podemos estar seguros que nuestras cargas se hacen más ligeras cuando aprendemos a caminar por fe en medio de las pruebas.

Es por eso que personajes como Austin no son el reflejo de una propaganda o proselitismo religioso, ya que esa gracia los convierte en hombres con la misión de testificar a sus fans con gran alegría esa paz que solo viene de Dios y nos recuerda que al partir de este mundo lo mejor está por venir para aquellos que confían en la obra de Cristo.


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano.  Gracias a sus conocimientos es el director de ZonaJ Muzic

Anuncios


Su opinión es importante

* Campos obligatorios
1000
Captcha Image

Comentarios (1)

Sort By
 
 
0/5 (0)
 
 
Gravatar
New
Juan C
Gravatar
1
0
0
Jan 2019
First Poster
Juan C dice...

Exelente artículo me gusta lo que dice Austin que Jesús no nos prometió que no íbamos a sufrír en esta tierra si no todo lo contrario pero que no estamos solos y que teología de la prosoeridad es una vil mentira !! Saludos