¿Es Posible el Black Metal Cristiano?

¿Es Posible el Black Metal Cristiano?

Este género musical que a simple vista parece totalmente contrario al evangelio está siendo usado para llevar las buenas nuevas a lugares imposibles

  • Catagoría:  Musica y Cultura
  • Autor:  Jorge Mario Marin
  • Comentarios:  


Anuncios

Todo parece indicar que las películas basadas en  biografías o relacionadas con el mundo de las estrellas del rock n roll, se convertirán en una tendencia repetitiva para estos tiempos.

Películas basadas en genios musicales como Freddie Mercury y Elton John, el degradante estilo de vida de Motley Crue o dramas como Nace una Estrella protagonizada por Lady Gaga no han pasado desapercibidas, incluso se rumora que el fallido proyecto God Gave Rock N Roll To You con la participación de la banda cristiana de glam metal Chaotic Resemblance y apariciones de miembros de Petra y Stryper volverá a resucitar debido a todo esto.

En medio de todo aparece la película Lord of Chaos, basada en el libro Lords of Chaos: The Bloody Rise of the Satanic Metal Underground escrito por Michael Moynihan y Didrik Søderlind en 1998.

La película dirigida por el sueco Jonas Åkerlund, director de videos musicales de músicos tan diversos que van desde Metallica a Britney Spears, pretendía recrear los oscuros acontecimientos de la historia del black metal noruego en los años noventa.

Debo confesar con total sinceridad que aunque tenía planeado verla no había demasiadas expectativas debido al hecho que el músico Varg Vikernes, ya había realizado un video donde argumentaba la falta de veracidad de los hechos narrados en el libro y que con mayor razón serian tergiversados en el film.

Para ser todavía más arriesgadamente sincero, tengo que decir que la película me resulto demasiado aburrida, pero me genero más interés por conocer un poco más sobre estas historias.

Varg Vikernes no es para nada un personaje con el que simpatice en muchos aspectos, tampoco justifico sus actos cometidos en aquellos años y su asesinato al músico Euronymous, pero decidí darle un análisis a muchas de las cosas que contaba en sus videos y sus interesantes puntos de vista frente a varios temas.

Vikernes afirma no haber visto la película pero si se tomó el tiempo de desmentir muchos de los inexactos acontecimientos que se narran en la película, gracias a las preguntas que sus seguidores hacían en la caja de comentarios de sus videos.

Lo cierto es que aunque actualmente la extraña política de censura decidió eliminar su cuenta, todavía podemos encontrar en una versión subtitulada donde antes del estreno contesta a la pregunta sobre si realmente existía o existe una relación estrecha entre el género musical y la iglesia de satanás de Anton LaVey.

Su respuesta es amplia pero comienza con un rotundo no, el cual argumenta que se trataba de una simple estrategia, en realidad la misma que ha funcionado desde los tiempos del blues y que no pasa más que de una provocación o forma de asustar a la sociedad. Vikernes cita incluso a un investigador en casos criminales que estudio minuciosamente a estas comunidades. Añade además que los medios de comunicación fueron quienes se encargaron de darle más publicidad a esto.

Tendríamos que analizar además el hecho de que el concepto del satanismo debe entenderse bajo formas muy variadas e incluso tener en cuenta que se viene alimentando tanto de muchos fraudes y mentiras del “sacerdote” Anton LaVey, fraudes que han salido a la luz de una manera más amplia después de su muerte y gracias a miembros de su familia, algo de lo cual hablaremos en otra ocasión.

No podemos olvidar además las mentiras que algunos circuitos evangélicos se tragaron a causa de los “testimonios” de personajes como Johnny Todd o Rebbeca Brown, de los cuales ya se han demostrado la total falta de veracidad en sus supuestas conversiones después de haber pertenecido a importantes “elites” dentro del mundo del satanismo.

Con esto no pretendo por supuesto alivianar actos como la quema de iglesias o los asesinatos que se llevaron a cabo en aquella época, pero sí de entender la raíz de toda esta locura y el por que para muchos puede resultar inconcebible que algunos músicos que profesan la fe cristiana adoptan el black metal para expresar una creencia contraria a la acostumbrada en esta tendencia musicalmente.

Una noticia que provocó opiniones divididas así como de burlas por igual, fue la petición de cancelar el concierto de la banda blackera Marduk en Colombia.

Curiosamente empecé a darme cuenta posteriormente que el boicot contra esta banda había comenzado en varios países de Latinoamérica, donde frentes políticos se oponían a la llegada del grupo argumentando que sus mensajes eran nocivos debido a lo explícito de su anti cristianismo.

En el caso de mi país, el asunto me generó en cierta manera una gran molestia, ya que se trataba de la fusión entre política y religión, la propuesta de llenar firmas pidiendo evitar la presentación venia de un grupo de creyentes involucrados en el gobierno.

Antes que nada debo aclarar nuevamente (ya que muchos de mis comentarios en redes sociales no fueron bien interpretados) que como creyente no apruebo el mensaje de esta ni de una gran parte de las bandas del genero black metal, sin embargo existen factores que deben analizarse.

Uno de estos es el hecho tan evidente de cómo a estos cristianos les queda tan fácil publicitarse y vender una imagen moralista prohibiendo un concierto de un grupo como estos, mientras se hace poco o  nada frente a las letras cargadas de vulgaridad y denigración hacia la mujer de parte de la mayoría de los interpretes del reggaetón.

Sucede que no se toman acciones con las fiestas de la llamada música popular (colocando un ejemplo de mi país), donde en muchas ocasiones vienen acompañados de licor en exceso y hasta peleas que ha terminado en episodios fatales.

Ahora ¿provoca realmente una solución ante la influencia de la música el prohibir un género o artista como tal?

Finalmente ¿no ha sido de gran publicidad para la banda Marduk y su mensaje estas censuras?, ¿cuántos conocieron esta banda después de todo este alboroto?

Por otro lado ¿qué solución está promoviendo la política? En vez de prohibir ¿por qué no se invierte en charlas donde se lleve a los adolescentes a tener criterio propio frente a la música que consumen? Además de programas accesibles y económicos donde se les enfoque con la música en forma más positiva, estudiándola y aprendiendo a tocar un instrumento, de igual manera frente a otras vertientes del arte y también el deporte.

Dejando un poco de lado el asunto político, viene el punto del cristianismo que pasa a otro nivel bastante extraño, debido al fundamentalismo del que hemos hablado en otros artículos.

El padre de familia, el líder de jóvenes o el pastor, en muchas ocasiones desea que sus adolescentes estén lejos de los mensajes de estas bandas y al mismo tiempo les parece absolutamente inconcebible, pasando al mismo nivel de censura, cuando artistas cristianos ejecutan el mismo género sin importar que el mensaje sea claramente contrario al de la las bandas frontales.

A finales de los setentas la llegada de la denominada Nueva Ola del Heavy Metal Británico trajo una serie de bandas muy interesantes, algunas llevando la imagen de Satanás a un nivel más extremo del que músicos como Black Widow y Coven venían desarrollando desde la época hippie.

Una de estas bandas fue sin duda Venom, de la cual aunque siempre ha sido debatible su género musical con exactitud, no cabe duda que con su disco denominado “Black Metal” en 1982, empezó a gestar un nuevo movimiento.

Años después nacería el género denominado black metal como tal, basado por supuesto en el clásico metal pero con elementos del punk y el hardcore, voces guturales y poca calidad en el sonido de las grabaciones algo que para sus primeros interpretes era esencial, aunque posteriormente el sonido en las nuevas bandas sería más profesional y se fusionó con otros géneros como el sinfónico, gótico, el folk e incluso para horror de muchos, la electrónica y el ambient.

Esto acompañado regularmente de maquillaje y vestimenta de guerreros en muchos momentos desarrolló casi que una competencia por quien se ve más terrorífico.

El espectáculo de Venom en realidad si lo miramos actualmente, podría verse incluso de manera ridícula, además de no ser más que una simple forma de provocación, pero en la década de los 90s y tomando como referencia el nombre del disco anteriormente mencionado, muchos músicos de Noruega levantaron toda una especie de culto basados en el odio hacia el cristianismo.

Todo esto parte del no menos desagradable hecho histórico de miles de años atrás, en el que el romanismo entró a la fuerza y con actos vergonzosos, a “cristianizar” a Escandinavia con genocidio a todo lugar donde existieran creencias ajenas a este “cristianismo”.

La propuesta de estos grupos liderados por músicos como Euronymous de la banda Mayhem era regresar a las raíces vikingas y paganas de Escandinavia, es por ello que se organizaron grupos extremos en Oslo principalmente, con el fin de erradicar el cristianismo.

El más popular en este caso el de Inner Circle, a pesar de todo el no menos extraño personaje de Varg con su proyecto musical llamado  Burzum, quien afirma que dicho grupo realmente era una farsa y era una treta de negocios de Euronymous por tener el control de toda la comunidad del black metal.

Por supuesto, hechos sin justificación radican en que estas comunidades movidas por lo que yo denominaría más como actos de delincuencia, fueron autores de la quema de muchas iglesias y se profanaron tumbas las cuales adornaron con símbolos ocultistas, incluso se habla de salvajes sacrificios de animales. Acontecimientos que incluso no aprobaron muchos metaleros en su amplio espectro, pero claro como era de esperarse, causó que la satanización del rock se volviera más generalizada.

Existen muchos otros acontecimientos que se presentaron en aquellos primeros años de los 90s concernientes a estas sombrías comunidades, pero que ya son de por sí muy conocidos dentro de la historia del rock y que no es el caso enfocarnos en ellos.

Sin embargo, vale la pena mirar parte de esta historia desde otros frentes y es que finalmente los intereses políticos siempre premian por encima de las tradiciones o creencias, todo este odio que estos grupos neopaganos quieren sembrar en sus canciones pierden fuerza cuando nos damos cuenta que finalmente fueron reyes y líderes de clanes vikingos como el mismo Olaf Tryggvason qyueb, quien al final terminaría por exterminar a los súbditos que se negaran a la “conversión” cristiana, lo que causaría un declive en el paganismo.  

Regresando a la parte musical llega un momento que hasta el día de hoy hace fruncir el ceño a muchos de estos supuestos satanistas radicales.

Por otro lado, Steve Rowe se encontraba por esa época, cambiando la cara del rock cristiano con un atrevido sonido death metal a través de su agresiva banda Mortification en Australia, esto obviamente le provocó un sabor muy amargo a las bandas de black, quienes le amenazaron de muerte en varias ocasiones, pero el espíritu misionero de Rowe y su deseo de que la comunidad del extreme metal conocieran a Jesús, hizo que estas amenazas no ejercieran mayor preocupación y decidió continuar adelante en una cruzada que sigue hasta la actualidad.

Jayson Sherlock siendo el baterista para Mortification, decide ir más allá y en 1994 decide conformar la banda cristiana bajo el género black llamada Horde, con la que grabarían el disco Hellig Usvart, buscando de alguna manera satirizar las acostumbradas liricas de ese género.

Regresando a Noruega, la banda Antestor venia ya desde unos años antes ejecutando el género con letras directamente hablando de Jesús y la fe cristiana.

A pesar de la hostilidad que provocó esto, muchos críticos musicales de la escena han tenido que reconocer la gran calidad musical de sus producciones, con discos como Martyrium y por supuesto el espectacular Forsaken.

Crimson Moonlight de Suecia, se unió a la causa y con el tiempo se convierten en una de las más legendarias bandas del metal cristiano.

Aunque actualmente son más conocidos por inclinarse a un sonido más avant garde, los también suecos de Santifica se consideran pioneros aunque igualmente sus primeras producciones se debatían entre el black y el death progresivo.

Con metáforas hacia el régimen soviético y el apocalipsis y un vestuario inspirado en la Unión Soviética, la banda Drottnar fue otro referente con un sonido denso y fusionado con el doom metal.

Vaakevandring, Admonish. Armageddon Holocaust, Demoniciduth, Holy Blood, y en cierta manera, aunque no podría clasificarse solo dentro del género en específico, la banda Kekal de Indonesia, fueron piezas claves dentro de esta primera etapa.

Elgibbor, proyecto personal del músico Jarek Pozarycki de Polonia, es ya un referente importante y su música es la historia de un ex satanista actualmente enfocado en hacer música para Jesús.

Slechtvalk, Renascent y desde Texas Frost Like Ashes, ampliarían el horizonte en este sonido dentro del rock cristiano.

En México sería conocida principalmente la banda Hortor y en Brasil han nacido muchos exponentes entre ellos Death Poems y Hazeroth.

Por supuesto no se puede pasar por alto que en algún momento y para diferenciar las letras de las bandas anti cristianas, se empezó a usar el término unblack metal, lo cual finalmente no marca algún tipo de diferencia en la parte musical.

Muchas de estas bandas han participado con buena aceptación en festivales como Cornestone y Audiofeed, aunque obviamente ciertas comunidades evangélicas como decíamos anteriormente han rechazado estos grupos por el solo hecho de desarrollar el género.  

Para ser honesto, aprecio el black en la parte musical y considero que existe mucha valentía de parte de artistas cristianos quien por amor a la música pero principalmente amor a su fe deciden aventurarse en este género.

No obstante, creo que algunas de las bandas más actuales se han pasado de la raya, al querer entrar en la competencia ridícula de mostrar una imagen tan ruda como las bandas “satánicas”, en ocasiones con símbolos e incluso insultos innecesarios.

Recordemos que si hablamos necesariamente de “música cristiana” y aunque no está mal que un creyente cante de otras cosas, existe un problema cuando a la figura de Satanás, ya sea para mostrarlo como perdedor, se le puede estar dando demasiada importancia y olvidar que la redención y la obra de Cristo debe ser más importante, si es que la visión de estas bandas es netamente el evangelismo.

Todo esto igualmente se debe a la mala interpretación teológica que hacemos de la llamada “guerra espiritual” muy desarrollada en Latinoamérica y de la cual se han adaptado puntos realmente salidos de la base bíblica que debe ser nuestra consigna. Aunque para ser justos incluso mucha de la música cristiana tradicional ha caído en estos errores doctrinales.

Sin embargo recalco que no es factor a generalizar y muchos músicos que ejecutan este sonido pueden estar haciendo un esfuerzo en llevar luz en medio de las tinieblas como argumentaba en algún momento Jayson Sherlock, actualmente en la agrupación de doom metal Paramaecium.

En cierta ocasión en mi cuidad una comunidad se dedicó a denigrar del rock cristiano a través de un devocional donde entre muchos disparates, censuraron el metal extremo dentro del cristianismo bajo el “testimonio” de unos chicos que fueron abrumados al asistir a un concierto de estos.

Considero que cualquier género musical dentro del rock por suave o extremo que sea, puede ser una herramienta para traer esperanza y aunque ya puede sonar a frase de cajón, la música como medio neutral es usada para bien o para mal según el espíritu de sus ejecutores.

En el caso de los sonidos extremos del metal: speed, trash, death, grind, metalcore y el tema que nos concierne en este caso el black, creo que existe gente muy honesta en su fe y con una carga firme por llevar a conocer a Jesús a quienes son amantes de estos sonidos.

Es por ello que sonidos extremos no son necesariamente para entretener a los mismos creyentes, más bien puede ser un potencial para que muchos lleguen al cristianismo, ya que en medio de tanta oscuridad nuestro deber, sea cual sea nuestro don y el medio en el que nos desempeñemos, es que Jesús se convierta en una respuesta que más que cambiar apariencias externas cambie corazones.


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano.  Gracias a sus conocimientos es el director de ZonaJ Muzic

Anuncios


Su opinión es importante

* Campos obligatorios
5000
Captcha Image

Comentarios (2)

Sort By
 
 
0/5 (0)
 
 
Gravatar
New
Joanna Sormunen
Gravatar
1
5
0
Nov 2018
First Poster
Joanna Sormunen dice...

Algo muy interesante, e importante, acordarlo es que Lutero de hecho hacia sus canciones cristianas utilizando canciones de borrachos de Alemania, los que cantaban en bares al tomar alcohol, y el les cambiaba la letra para que la gente reconociera la música y pudiera cantar con el.

Estas canciones santísimas son usadas aún hoy en día y se encuentran en las colecciones musicales que la mayoría de las iglesias evangélicas siguen utilizando.

El consideraba que lo importante era que el mensaje llegara a las personas, no el medio que se utilizaba. Ese la esencia de la Iglesia protestante evangélica, ir en contra de las convenciones y la ley para que el mensaje de Dios llegue a la gente, aunque te cueste la vida.

El mensaje para la gente con el mismo vernáculo de la gente.

Gravatar
New
ZonaJ Muzic
Gravatar
2
0
0
Nov 2018
ZonaJ Muzic dice...

Muy valioso tu aporte Johanna. Muchas gracias

Gravatar
Regular
jorge
Gravatar
17
2
0
May 2019
Top Poster
jorge dice...

Un punto muy importante a tener en cuenta Johanna, gracias por compartirlo.