Apocalipsis | Capitulo 21 | Estudio Bíblico Online

En esta clase de nuestro estudio sobre la biblia por internet, Andrés Rincón enseña sobre el veintiunavo capitulo del Apocalipsis. Vealo aquí:

  • Catagoría:  Estudio Biblico Online
  • Autor:  ZonaJ
  • Comentarios:  


Anuncios

El nuevo cielo y la nueva tierra no estarán separados unos de otros; la tierra de los santos, sus glorificados, cuerpos, será celestial.

El viejo mundo, con todos sus problemas y tumultos, ya habrá terminado.

No habrá mar; esto representa adecuadamente la libertad de las pasiones en conflicto, tentaciones, problemas, cambios y alarmas; de lo que se pueda dividir o interrumpir la comunión de los santos.

Esta nueva Jerusalén es la iglesia de Dios en su nuevo y perfecto estado, la Iglesia triunfante.

Su bendición fue enteramente de Dios y depende de él.

La presencia de Dios con su pueblo en el cielo, no se interrumpe, ya que es en la tierra, él morará con ellos continuamente.

Todos los efectos de la antigua problemas serán extirpadas.

Ellos han estado a menudo en las lágrimas, por causa del pecado, de la aflicción, de las calamidades de la iglesia; pero no hay señales, hay memoria de los antiguos dolores permanecerán.

Cristo hace nuevas todas las cosas.

Si estamos dispuestos y deseosos de que el Redentor misericordioso debería hacer nuevas todas las cosas en los corazones de orden y la naturaleza, que hará nuevas todas las cosas con respecto a nuestra situación, hasta que nos ha llevado a disfrutar de la felicidad completa.

Ver la certeza de la promesa.

Dios da a sus títulos, el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin, como prenda para el ejercicio completo.

Los placeres sensuales y pecaminosos son aguas turbias y envenenadas; y las mejores comodidades terrenales son como los escasos suministros de una cisterna; cuando idolatrado, se convierten en cisternas rotas, y producen sólo vejación. Pero las alegrías que imparte Cristo son como las aguas que brotan de una fuente, puro, refrescante, abundante y eterna.

Los consuelos santificadora del Espíritu Santo se preparan para la felicidad celestial; que son las corrientes que fluyen por nosotros en el desierto.

El miedo no se atrevió a cumplir con las dificultades de la religión, su temor servil vino de la incredulidad de ellos; pero los que eran tan cobarde que no se atreve a tomar la cruz de Cristo, eran sin embargo tan desesperada como para correr en la maldad abominable.

Las agonías y terrores de la primera muerte dará lugar a las mucho mayores terrores y angustias de la muerte eterna.


ZonaJPor @zonajnet
Somos un movimiento juvenil creado por jóvenes y para jóvenes que integra tecnología, música, arte, comunicaciones y un mensaje diferente.

Anuncios