6 Grandes Misterios de la Biblia

6 Grandes Misterios de la Biblia

El Antiguo Testamento responde a algunas de las más grandes preguntas de todos los tiempos:

  • Catagoría:  Fe
  • Autor:  ZonaJ
  • Comentarios:  


Anuncios

¿De dónde venimos? ¿Por qué deseamos el bien y hacemos el mal? ¿Por qué nuestras almas anhelan la eternidad mientras que nuestros cuerpos se rinden a la muerte y la decadencia?

Sin embargo, las Escrituras Hebreas dejan muchas otras preguntas tentadoras sin respuesta.

Estos misterios han perseguido la imaginación cristiana durante siglos, han inspirado búsquedas épicas y han dejado perplejas a algunas de las mentes más grandes de la Iglesia.

Aquí están seis de los más grandes misterios del Antiguo Testamento.

(Nota a los lectores: el enfoque es en cuestiones históricas, no en temas científicos, como los seis días de la creación o el Diluvio del Génesis).

 

 1 - ¿Qué le pasó al Edén?

Una imagen de como era el Edén

El fruto prohibido había sido comido y la humanidad fue desterrada del Jardín del Edén.

Entonces, ¿qué le pasó al Edén? Nadie está seguro de dónde se encontraba originalmente, aunque parece haber un consenso general de que el jardín estaba en algún lugar de Oriente Medio, quizás en el actual Irak.

Presumiblemente, el gran diluvio del Génesis lo habría aniquilado, pero, durante siglos, el mundo cristiano tuvo una creencia incuestionable en la continua existencia del Edén en la tierra, oculto al hombre.

Santo Tomás de Aquino escribió que el paraíso terrestre estaba "cerrado por montañas, o mares, o alguna región tórrida" que, según él, no podía ser atravesada.

Tan firme era la creencia en la perdurable presencia física del Edén que fue representada en los mapas medievales.

La creencia persistió en la era de la exploración: en 1498, Cristóbal Colón se echó atrás con horror al navegar más arriba del río Orinoco en la actual Venezuela, creyendo que estaba a punto de entrar en el Jardín del Edén y que incurriría en una muerte segura como resultado.

Hoy, con nuestros mapas completos, parece que el Edén se ha desvanecido sin dejar rastro.

 

2 - Los gigantes del Génesis.

Personas muy grandes abusando de otras mas pequeñas

El mundo tal como existía antes del Diluvio del Génesis está envuelto en misterio: los hombres vivieron hasta los cientos de años, presumiblemente el Jardín del Edén aún podía ser visto aunque permaneciera fuera de los límites, y una raza de gigantes recorría la tierra - o eso leemos en Génesis 6:4 en la traducción de Douay-Rheims:

"Ahora los gigantes estaban sobre la tierra en aquellos días.

Porque después de que los hijos de Dios entraron a las hijas de los hombres y dieron a luz a los niños, estos son los poderosos de antaño, hombres de renombre."

En la Nueva Biblia Americana leemos Nephilim, en lugar de gigantes, lo que sólo profundiza el misterio.

Abundan las teorías sobre quiénes eran. Una hipótesis, ahora ampliamente considerada errónea, es que eran ángeles "caídos".

Otros intérpretes toman esta afirmación por su valor nominal: en efecto, hubo una vez gigantes. Muchos comentaristas asocian a estos gigantes con los más degenerados de la raza humana.

Un escritor católico los describe como "meros monstruos de crueldad y lujuria".

Otros comentaristas conectan la palabra Nephilim con la palabra hebrea "naphal", que significa "él se cayó", en referencia a los que habían caído de la fe en Dios.

(En caso de que te lo preguntes, los "hijos de Dios" mencionados en el versículo anterior son los temerosos de Dios descendientes de Set, el otro hijo de Adán, en contraste con la raza de Caín).

 

3 - ¿De dónde vino Melquisedec?

Unas personas intercambiando objetos

Aparentemente de la nada, Melquisedec irrumpe en escena en el Génesis 14, aventurándose desde una ciudad llamada Salem - un posible precursor de Jerusalén - para bendecir a Abraham y ofrecer un sacrificio de "pan y vino".

Siglos antes de la fundación formal del sacerdocio israelita, Melquisedec se identifica como un sacerdote, uno que de alguna manera, aparte de Abraham, había llegado a conocer al verdadero Dios.

Melquisedec también era el gobernante de Salem, de ahí su nombre, que significa rey de la justicia.

¿Quién era este hombre misterioso? Las Escrituras posteriores sólo plantean más preguntas que respuestas.

En Hebreos 7:3 leemos que Melquisedec era "sin padre, sin madre, sin genealogía, no teniendo principio de días ni fin de vida, sino semejante al Hijo de Dios, continúa siendo sacerdote para siempre" (Douay-Rheims). Según el Comentario Bíblico de Haydock, este versículo no dice que Melquisedec no tuviera padres, sino que son desconocidos para nosotros:

la vida permanece oculta con el Cristo a quien prefiguró.

 

4 - La Bruja de Endor

Un ser del más allá atormentando a otras

1 Samuel 28 cuenta la apasionante historia del giro de Saúl hacia la magia negra: el juez y profeta Samuel ha muerto y los ejércitos filisteos amenazan a las fuerzas israelitas.

Saúl invoca a Dios a través de sueños, sacerdotes y profetas.

Todo es silencio.

En pánico, Saúl se disfraza y se escapa por la noche para encontrarse con la bruja de Endor, pidiéndole que conjure el espíritu de Samuel.

La bruja espía "dioses que ascienden de la tierra" y vislumbra a Samuel cubierto con un manto.

"¿Por qué has perturbado mi descanso, para que yo sea criado?" Samuel regaña a Saúl.

Luego habla de los terrores inminentes para Saúl: la ruptura de su reino y su descenso al reino de los muertos.  

Lord Byron describió una vez este episodio como "la mejor y más acabada escena de brujería que se haya escrito o concebido" concluyendo que "supera a todas las escenas de fantasmas" que había leído.

La historia también inspiró un poema de otro famoso poeta británico, Rudyard Kipling.

Pero, para los cristianos, la bruja de Endor presenta un obvio problema histórico y teológico: ¿Pueden las almas ser recordadas del limbo o del purgatorio? ¿Es esta una historia de fantasmas bíblica? ¿Qué sucedió realmente? Como la nigromancia estaba prohibida en el antiguo Israel, algunos intérpretes, como el reformador Martín Lutero, dicen que el espíritu era realmente un demonio.

El historiador católico Warren Carroll, por otro lado, dice que la aparición fantasmal fue producto de la "imaginación profundamente desordenada" de Saúl.

La voz que escuchó, según Carroll, fue la de su propia conciencia (The Founding of Christendom, vol. 1).

Por supuesto, esta explicación no explica por qué la Bruja de Endor también vio a Samuel.

El Comentario Bíblico de Haydock ofrece esta solución: el alma de Samuel realmente apareció, no a través de la magia de la bruja, sino a través de la voluntad de Dios.

 

 5 - Las diez tribus perdidas de Israel.

Mapa de las tribus

Es uno de los mayores misterios de la historia del mundo: en el 732 a.C.

Asiria destruyó el reino de Israel y reubicó a diez de las doce tribus en el territorio de la antigua Mesopotamia.

Aparte de una mención en el Libro de Tobías, estas tribus parecían haber desaparecido de la historia.

Su destino es materia de leyenda. En el siglo XVII, un explorador portugués, Antonio de Montezinos, afirmó que las tribus estaban entre los nativos sudamericanos.

Algunos de la etnia Igbo en Nigeria dicen que descienden de las tribus.

Afirmaciones similares se hacen sobre los judíos falasha en Etiopía, mientras que los mormones creen que las diez tribus se reconstituirán en territorio estadounidense.

Carroll simplemente dice que estas diez tribus se convirtieron en parte de la más amplia diáspora judía a través del mundo mediterráneo.

Pero también las relaciona con el desarrollo del zoroastrismo, una religión persa que enseñaba que había una creación, que es un cielo y un infierno, y que será un salvador y una resurrección (según el historiador Nigel Cliff en La última cruzada).

La conexión es aún más sorprendente si consideramos que siglos más tarde tres sacerdotes zoroástricos desafiaron los desiertos árabes y fueron más astutos que Herodes para rendir homenaje al niño Cristo.

 

6 - El Arca de la Alianza

Varios hombres sosteniendo una caja muy grande con figuras arriba

El Arca de la Alianza es una de las entidades más enigmáticas de todos los tiempos.

Contenía las tablas de los Diez Mandamientos, algo de maná, y el bastón de Aarón que había brotado.

Encerrada en madera de acacia dorada, estaba coronada por dos querubines dorados, ángeles asociados a la presencia de Dios.

En el antiguo Israel, este arca era una fuerza a tener en cuenta: despejó el río Jordán, hizo caer las murallas de Jericó y mató al falso dios cananita.

Incluso tocándola se arriesgaba a una muerte instantánea. Pero en el 587 A.C., después del saqueo babilónico de Jerusalén, el arca desapareció.

Las Escrituras dicen poco sobre su destino, aparte de que no sería reconstruida, según Jeremías 3:16.

(2 Macabeos también dice que Jeremías escondió el arca en una cueva, pero esta anécdota se cita de otra fuente.

Para más información sobre la interpretación de este pasaje, ver la Enciclopedia Católica y el Comentario Bíblico de Haydock).

Se han hilado docenas de teorías sobre lo que le sucedió, desde afirmaciones de que fue escondida bajo el Gólgota por los judíos, robada por un faraón egipcio, que de alguna manera terminó en posesión de la tribu africana Lemba, o simplemente fue destruida por los babilonios.

Una de las afirmaciones más intrigantes es la de la Iglesia Ortodoxa Etíope, que dice que Menelik, el supuesto hijo del Rey Salomón y la Reina de Saba, se llevó el arca a Etiopía donde ha estado desde entonces y permanece secuestrada hasta el día de hoy en un pequeño santuario en forma de cobertizo en la ciudad septentrional de Axum, donde sólo un monje ortodoxo puede verla.

En la Ortodoxia Etíope, el arca no es una rareza o un artefacto histórico, es el centro de su fe. De hecho, ninguna iglesia en Etiopía es un lugar de culto válido a menos que tenga una réplica del arca en su interior.

La afirmación etíope es ciertamente extraordinaria, pero también lo es la supervivencia de la Ortodoxia Etíope en el corazón de África durante el milenio entre el Concilio de Calcedonia en el 451 d.C. y la llegada de los misioneros jesuitas en el 1500. Muchos etíopes atribuyen al arca el haber sostenido su fe a lo largo de los siglos.


ZonaJPor @zonajnet
Somos un movimiento juvenil creado por jóvenes y para jóvenes que integra tecnología, música, arte, comunicaciones y un mensaje diferente.

Anuncios