Las Aventuras y Desventuras de un Predicador Hippie

Las Aventuras y Desventuras de un Predicador Hippie

La vida de Lonnie Frisbee ha dado mucho qué hablar en el mundo cristiano. Conozca un poco mas sobre controversial personaje leyendo este articulo.

  • Catagoría:  Fe
  • Autor:  Jorge Mario Marin
  • Comentarios:  


Anuncios

El movimiento de Jesús comenzó a finales de los 70s donde ya el sueño hippie comienza a degradarse.

Eventos como los asesinatos de la familia Manson, el desastroso concierto de Altamont de los Rolling Stones donde un hombre que asistía al evento muere a causa de que la banda le pidió a los motoristas denominados Hell Angels que se ocuparan de la vigilancia, el llamado asesino del zodiaco que deambulaba por las calles hacía cada vez más inseguro que los jóvenes caminaran con libertad por las calles, entre otros trágicos episodios que destruían el ideal de paz y amor.

Muchos abandonaron el sueño de un mundo mejor pero otros encontraron un camino diferente.

Empieza entonces a gestarse un movimiento donde los hippies encuentran en Jesús una respuesta más real.

Medios importantes como Time documenta el insólito hecho de encontrar a chicos y chicas que se veían igual que los jóvenes de la época, pero que se bautizaban en las playas de San Francisco, protestaban contra el incremento del ocultismo en la sociedad y bajo el eslogan One Way se reunían para proclamar que el único camino era conocer a Jesús. 

Este avivamiento traería hermosos momentos pero también sería escenario para el nacimiento de sectas peligrosas como Los Niños de Dios.

Por supuesto, también cabe decir que en muchas de estas comunidades se generó un gran problema doctrinal, debido a cuestiones de corrientes carismáticas que se basaban mucho en eventos sobrenaturales que tenían su razón de ser en asuntos más emocionales que bíblicos.

Lonnie Frisbee era un personaje común de aquellos años de los hijos de las flores, el típico Baby Boom que asistía a festivales musicales, era vegetariano y buscaba en prácticas de misticismo un camino espiritual.

Se afirma que fue abusado sexualmente cuando pequeño por una chica que contrataban para cuidarle mientras su madre trabajaba, un trauma que al parecer prefería mantener al margen y no hablar mucho sobre ello.

Era además un personaje influyente que a través de viajes a lugares desérticos les “predicaba” a otros hippies, en ocasiones solía desnudarse completamente pidiendo a Dios que se le revelara, en otras en medio del consumo de LSD se colocaba en posición de loto y empezaba a leer la biblia, como afirman que sucedió en Cañón de Tahquitz al sur de California.

“Las paredes del cañón Tahquitz empezaron a hormiguear y cambiar. El Señor se me identificó y me dijo “Yo soy Jesús”. . . y entonces me dio una visión del océano Pacífico, lleno de personas rogando salvación. . . yo estaba al frente, predicando la palabra” afirmaba.

Es aquí donde comienzan muchas de sus primeras “visiones” donde a menudo hablaba acerca de la “relación” de Jesús con los Ovnis, es de hecho en una de esas charlas donde unos misioneros cristianos afirman haberlo conocido.

Posteriormente empieza a asistir a una comunidad cristiana en Haight-Ashbury para trasladarse posteriormente a Novato, donde se contactó con su ex novia Connie Bremer, quien ya convivía con algunos hippies cristianos en una comuna donde incluso llegó a compartir en algún momento con el mismísimo Charles Manson.

Es con Connie con quien contrae matrimonio tiempo después, ella llega a afirmar sin embargo que la sed de experimentación de Lonnie continuaba en aquellos primeros días y en muchas ocasiones organizaba extrañas reuniones donde nuevamente el consumo de LSD se fusionaba con la lectura de la biblia.

El pastor Chuck Smith se encontraba por aquel tiempo formando lo que sería la comunidad Calvary Chapel en Costa Mesa, ya había tenido la oportunidad de compartir de Cristo a Lonnie, sin embargo, su esposa Kay pensaba que Smith tenía la misión de atraer a los hippies a los pies de Cristo, es aquí donde encarga la tarea al novio de su hija de recoger a uno de ellos en sus ya típicos auto stop, casualmente este termina llevando en su coche a Lonnie.

Es aquí donde comienza una relación paternal de parte de Smith hacia este particular hippie, con quien termina levantando un ministerio donde cada semana llegaban muchos jóvenes para saber más acerca de este “rockstar” predicador, quien se encargó además de bautizar en las playas de San Francisco a muchos de ellos.

Cabe decir por supuesto que una de las particularidades del ministerio de Lonnie eran reuniones de sanidad y milagros, influenciado además por otro de sus extraños mentores como lo era la predicadora Kathryn Kuhlman, muchos de sus contemporáneos hasta el día de hoy sostienen que estas sanidades fueron verdaderas.

“Era muy divertido observar cuando la “unción” le llegaba (a Frisbee) porque era como que fueran dos personas totalmente diferentes. Normalmente era un poco tonto al punto que daba vergüenza, pero cuando le llegaba el “Espíritu”, se llenaba de confianza y hablaba con autoridad absoluta”. Comentaba David Sloane uno de sus seguidores.

Frisbee hablaba todo el tiempo de como superó su adicción a las drogas y en algún momento expresó que había practicado la homosexualidad antes de su conversión, pero tiempo después se torna discreto al hablar del tema nuevamente.

Es por ello que Connie al principio se encuentra renuente a casarse con él, ya que conocía perfectamente esta parte de su vida, a pesar de esto acepta tiempo después debido a que como afirmó en algún momento “empezó a verlo con ojos espirituales”.

Lo cierto es que la popularidad de sus esposo causó que Connie comenzara a sentirse sola y relegada, sorprendentemente el pastor Smith insiste en que el ministerio de Frisbee estaba por encima de la relación con su esposa, es por eso que tiempo después deciden partir ante los ojos de un decepcionado pastor hacia la naciente Comunidad de la Viña.

A pesar de su esfuerzo la relación llega al divorcio en 1973.

La Comunidad de la Viña era reacia a pesar de todo a aceptar ciertas corrientes carismaticas, pero es en esta nueva congregación dirigida por el pastor Ken Gulliksen, en donde Frisbee desarrolla con más libertad su ministerio.

Esta comunidad estaba dirigida por John Wimber un ex miembro de los cuáqueros y ex músico de la banda de los años cincuenta Righteous Brothers, quien rápidamente recluta a Lonnie.

Lo que viene a partir de este momento es toda una serie de manifestaciones con personas cayendo al suelo en un extraño éxtasis en el momento de sus oraciones lo cual lo hace aún más popular y muchos quieren incluso solo por curiosidad conocer al hippie que “se parecía a Jesús” como solían afirmar en ese tiempo, esto le permite viajar posteriormente por Sudáfrica y Europa lo que le hizo de alguna manera precursor de la llamada teología de “señales y maravillas” que se imponía ferozmente en algunas iglesias evangélicas.

Todo esto se ve interrumpido a finales de la década de los 70s cuando comenzó a salir a la luz las relaciones homosexuales que Lonnie sostuvo con un chico durante medio año, posiblemente durante sus secretas pero frecuentes visitas a circuitos gay de Laguna Beach a los cuales asistía desde años atrás en su recién conversión al cristianismo.

A decir verdad no existe mucha información de Frisbee a partir de la década de los 80s pero se afirma que después de su expulsión de la comunidad de la Viña, aun frecuentaba algunas iglesias de corte pentecostal.

Fallece en marzo 12 de 1993 a causa del Sida, tenía 43 años, durante muchos años el nombre de Lonnie Frisbee es borrado aunque difícilmente olvidado de la historia de estas comunidades que siguen activas hasta el día de hoy.

Siempre he sentido mucha simpatía por el Movimiento de Jesús, me produce curiosidad  y un fuerte interés por todo lo que sucedió aquellos años con estos jóvenes que pasaban del éxtasis de las drogas a encontrar a Dios, es bello ver cómo incluso algunos de los músicos de esa época, continúan activos no solo en esta área sino también en la predicación o la obra misionera.

Sin embargo no se puede desconocer el gran problema doctrinal que se generó en algunas de estas comunidades.

El caso es que no tenemos las respuestas a todas las cosas y la historia de Lonnie Frisbee me parece más difícil de entender y poder decir con exactitud dónde están las conclusiones a un caso tan complejo.

Me resulta incluso más complicado cuando guardo distancia con estas corrientes carismáticas, las cuales ya se han demostrado la falsedad de muchas de ellas, la explicación que se tiene en muchos casos desde un punto de vista más emocional que espiritual y que además tienen poco peso cuando las analizamos bajo una lupa bíblica.

¿Estábamos ante el caso de una doble vida? Creo que es complejo describirlo a secas y tan simple de esta manera ¿Fueron reales todos estos milagros? Como bien mencioné anteriormente, muchos al día de hoy afirman que eran ciertos, aunque como siempre ocurre en historias como estas es difícil separar ciertos testimonios entre lo que fue real o falso y  la pregunta más importante es por supuesto ¿Era Lonnie Frisbee una persona realmente convertida o un caso de una personalidad fragmentada?

Lo que si podríamos decir es que somos seres contradictorios, cada uno de nosotros carga con luchas diferentes y es ahí donde un cristianismo basado en experiencias místicas o corrientes alternativas pierde poder y nos garantiza un fracaso cuando queremos ganar la batalla frente a las tentaciones y dificultades que se presentan en nuestras vidas.

Todo se debe a que la palabra nos invita a someternos a Dios y nuestra fe no se basa en lo que experimentamos o no experimentamos, ya que aunque las emociones no se deben omitir dentro de nuestra relación con el Señor, no debe tener mayor poder sobre nosotros como lo es la convicción del Espíritu Santo en nuestra vida, todo independiente de lo que sentimos ya que no se trata de lo que yo sienta sino de lo que yo crea con firmeza.

No creemos por vivencias, ni podemos basar nuestra fe y convicción en momentos de efervescencia ya que si queremos agradar realmente a Dios debemos conocerlo en todo su esplendor por medio de las escrituras.

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino. Salmos 119:105


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano.  Gracias a sus conocimientos es el director de ZonaJ Muzic

Anuncios


Su opinión es importante

* Campos obligatorios
5000
Captcha Image

Comentarios (0)

Nadie ha opinado. ¡Sea el primero!