Blog / Musica y Cultura


Bob, Dylan, el poeta en busca de redención

Un poco de la historia de Bob Dylan, uno de los primeros poetas del rock y un cantautor que pareciese ir y venir en su faceta cristiana.

Bob, Dylan, el poeta en busca de redención

El reciente reconocimiento al compositor norteamericano Bob Dylan como premio nobel de literatura ha suscitado posiciones divididas, algunos se encuentran en total desacuerdo con dicho reconocimiento mientras que otros aunque reconocen que es una iniciativa extraña apoyan la validez de dicho galardón.

Sin embargo lo que ha mantenido nerviosos a los miembros de la asociación es el profundo silencio del artista quien pareciera manifestar poco interés en el galardón, algo que en palabras de Per Wästberg escritor y miembro de la academia: “Creo que es justo decir que su reacción hasta el momento ha sido descortés y arrogante”.

La cuestión aquí es ¿debería esto sorprendernos? Después de todo es Dylan.

El poeta de Minnesota es conocido desde siempre por su aparente desapego ante el mundo, un personaje misterioso que incluso desaparece por temporadas ante la incógnita de sus allegados, con astucia colocó la poesía en la música popular, pero enfureció a muchos fans cuando electrifico sus canciones folk. 

Actualmente sus conciertos son casi impredecibles al reinventar sus clásicos temas ante el desconcierto de los mismos músicos de acompañamiento.

Al inicio de su carrera fue conocido como precursor de la música protesta, pero se negó a seguir esta categoría, sus canciones desde aquellos tiempos mostraban fuertes inquietudes espirituales y referencias a San Agustín. 

Fue a finales de los 70s donde después de sus constantes problemas maritales y contemplar la idea del suicidio se convierte a la fe cristiana.

A partir de este momento llega uno de sus momentos más extraños para sus seguidores quienes no sabían cómo reaccionar ante su viejo ídolo del rock que como todo un predicador proclamaba la fe cristiana a la audiencia.

En 1979 llega "Slow Train Coming" y una “trilogía cristiana” que se completa con "Saved" y "Shot Of Love", pero nuevamente el incomprensible artista pareciera cerrar este ciclo y callar de manera abrupta tras regresar a su antiguas canciones y continuar grabando discos lejos de la categoría gospel.

Sin embargo la fe de Dylan continúa vigente así como el espíritu de composición de antaño, algo que empieza a fusionarse de manera hermosa en su posterior discografía.

Trabajos posteriores como "Time Of My Mind" de 1997 son ahora el reflejo de un artista que revela en sus canciones sus sentimientos ante un mundo sombrío y la necesidad de redención.

Canciones tan bellas como "Highlands" o "Tryin To Get To Heaven" parecen canciones oscuras pero donde se refleja claramente que Dylan continúa aferrándose a su fe como única esperanza.

En el 2016 Dylan continúa con el disco "Fallen Angels" con su particular forma de escribir, dejando incógnitas en sus seguidores así como aferrándose a Jesús en un mundo cada vez más incierto.

Ya desde 1973 interpretaba una canción cuyos covers van desde artistas tan diferentes entre sí como Guns N Roses o Avril Lavigne:

“Está oscureciendo y no se ve nada, me siento como si estuviera golpeando a las puertas del cielo”

"Knocking On Heavens Door."



blog comments powered by Disqus