Zona 7 - ¿Como Me Ves?

Zona 7 - ¿Como Me Ves?

Crítica y análisis del álbum ¿Cómo me ves? de la agrupación mexicana de rock cristiano Zona 7.

  • Catagoría:  Musica y Cultura
  • Autor:  Jorge Mario Marin
  • Comentarios:  


Anuncios

La década de los noventas comenzaba a finalizar para darle paso al nuevo milenio. El rock seguía siendo el género por excelencia en la juventud, pero como siempre pasa cada cierto tiempo, comenzaba a mutar.

El grunge comenzaba a perder fuerza en las listas de radio, el hard rock y el glam metal se arrastraban con dificultad intentando regresar a la popularidad que habían perdido, de repente la alternativa era empezar a fusionar géneros.

Es por eso que por aquellos años la experimentación y el eclecticismo hacía difícil definir ciertas bandas en un género específico.

En el campo de la música en español esta corriente musical se extendía con fuerza y en 1998 una banda proveniente de México llamada Zona 7, estrenó su primer trabajo discográfico bajo el nombre de ¿Cómo me Ves?, inyectado de una propuesta de rock más urbano de lo que se veía por aquellos años en el mundo de la música gospel.

Si lo analizamos bajo el contexto de la llamada “música cristiana”, el disco era toda una innovación para la época, con un sonido fresco, moderno y letras que, aunque abiertamente cristianas, se convertían en una mejor alternativa para una juventud que esperaba encontrar líricas que expresaran mejor su fe y las dificultades que estas conllevan en el transitar diario.

La banda ya venía tocando desde 1996, dando sus pinitos ante audiencias de chicos de 14 a 18 años junto a la banda Alas de Águila, agrupación cuya música iba dirigida a audiencias de esas edades promedio. Sin embargo, ayudó mucho a la formación de Zona 7 en aquellos años, ya que lograban ver el nivel de aceptación, posteriormente fue el mayor el logro al presentarse ante audiencias de chicos no creyentes gracias a giras en colegios.

Para Emmanuel Espinosa el disco ¿Cómo me ves?  Significaba un desafío en su labor como productor ya que estaba acostumbrado a trabajar en proyectos de corte, alabanza y adoración, pero ahora se trataba de un disco alternativo lleno de diversos matices. Todas las canciones fueron cuidadosamente seleccionados por Moncho Cañizales, guitarrista y compositor de la agrupación.

La grabación de estudio fue grabada en Houston, Texas por Canzion y financiada por Otra Onda, esta última una organización no lucrativa con fines de alcances evangelísticos en escuelas públicas. Por otra parte, la masterizacion estuvo a cargo del legendario Bernie Grundman quien ha trabajado en álbumes para artistas como Stevie Vai, Enanitos Verdes o The Eagles.

Sin embargo, no fue nada fácil convencer a los ejecutivos de la disquera para distribuir el álbum, quienes argumentaban que esa música no se vendía (¿?), la banda logra convencerlos con una gira de conciertos en los cuales el propio Marcos Witt y la disquera, observaban el interés de los jóvenes quienes solicitaban y compraban los cassettes al final de los recitales.

La alineación estaba conformada por Víctor Cárdenas (voz líder y compositor) Ramón Moncho Cañizales (guitarra, arreglista y compositor) James Victoria (Rap y letras) Thomas Dicesare (teclados y compositor) Luis Macias (Bajo) Cornelio Junior (Percusiones) y era una fusión interesante de rock, pop, ska, rap latino y reggae colombiano. Esta última definición es agregada por las raíces colombianas de su rapero James.

El disco arranca con una de las canciones más pesadas del disco titulada “Harto”, bajo el género de rapcore y que en lo personal sigue siendo hasta hoy mi favorita. El tema en sí es un desafío al no creer las mentiras de satanás y una afirmación de como ahora estamos victoriosos a través de nuestra relación con Cristo.

Y es que realmente una de las características en las letras del disco, es que son un desafío a la juventud para dejar atrás la hipocresía, alejarse de todo lo que hace daño al bienestar espiritual y encontrar en Cristo una identidad marcada por convicciones firmes y radicales.

Canciones como Sabes quién soy, Danza, Entra, ¿Cómo me Ves?, entran dentro de la categoría más rockera y con mayor manejo de guitarras, otros temas como Hablando Contigo, Neblina y La Oportunidad incursionan en tiempos más lentos y baladas, mientras que canciones como La Mentira Más Fuerte, Dile No A La Carne y La Amistad Con El Mundo, muestran la gran habilidad de la banda por entrar en terrenos más experimentales y eclécticos.

Cabe decir que el alcance evangelístico de la banda les llevó a compartir escenario con bandas importantes de aquella época como Molotov, además que como ellos mismos explican llegó un momento en que su visión les llevó a enfocarse en eventos exclusivamente para alcanzar a los no creyentes, algo bastante destacable ya que la propuesta musical de la banda lo amerita en su totalidad.

Podríamos decir además que el lanzamiento de esta producción fue pionera para otras bandas cristianas latinas en aventurarse a incursionar en géneros que aún no eran bien vistos dentro de la iglesia e ir más allá de ella para alcanzar a una generación hambrienta de respuestas.

En conclusión, un disco cargado de gran energía, con letras que animan a no desanimarnos en la fe y crecer espiritualmente, mientras nos deleitamos con sonidos bien arraigados, potentes y que continúan deleitando hasta el día de hoy


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano.  Gracias a sus conocimientos fue el director de ZonaJ Muzic por varios años.

Anuncios