Discriminación religiosa debe parar

Discriminación religiosa debe parar

Discriminación religiosa debe parar ¿Por qué el ser cristiano no es un ítem para seleccionar al personal para nuestros hogares y empresas?

  • Catagoría:  Economía
  • Autor:  ZonaJ
  • Comentarios:  


Anuncios

En una entrevista que un respetado periodista de Colombia aplicaba a un empresario de una pyme (pequeña y mediana empresa), se desarrollaba a cabalidad a lo que cualquier oyente esperaría del relato de un éxito empresarial.

Pero la entrevista pasó de un tono de admiración a cuestionamientos, y todo inició con las jergas que las personas usan al convertirse a una religión, los famosos “Una grandiosa bendición”, “Alabado sea el Señor”.

Después de esto el empresario entrevistado confesó ser Testigo de Jehová, y que contrataba sólo a personas que compartían de su religión, pues podía poner su confianza en ellas por creer en lo mismo que él, además aseguró que los Testigos de Jehová tenían una formación superior, transmitiendo que los demás mortales que decidimos no creer en lo mismo que él no podemos educarnos para estar a la medida de su actividad económica.

Llamó la atención de este periodista que el empresario quería indicar que las personas que no pertenecen a su religión no son honestas o dignas de confianza.

Este es un ejemplo de lo que se presenta constantemente en los medios radiales cristianos: las personas en muchas ocasiones solicitan el servicio de una persona para un cargo, y lo que generalmente se escucha es el “Preferiblemente cristiano”.

¿Desde cuándo el ser cristiano o no serlo es un ítem para seleccionar al personal para nuestros hogares y empresas?

De ninguna manera, y Jesús mismo se encargó de enseñarnos que no debemos discriminar a las personas por esta razón de Mateo 7:

“7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

7:22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Y Jesús sabía perfectamente que muchos empezarían a discriminar a las personas porque creen que el hecho de que una persona diga que es cristiano garantiza la honestidad y la buena voluntad que esperamos gerentes de los miembros de nuestras empresas, o en su defecto en los hogares.

Personalmente considero que en el momento de seleccionar al personal para una vacante en mi empresa, tendría en cuenta las referencias personales, familiares y laborales, pero en el caso de ser cristiana la persona sería más exigente.

Porque tendría que indagar sobre su testimonio en la sociedad como cristiana, y me preocuparía más sobre la percepción que tienen las personas no cristianas de ella y las demás referencias que tendrían menor peso.

No se trata de discriminación, pero si una persona dice ser cristiana tiene el doble de responsabilidad, de obligaciones debido a que tiene que responder ante su jefe inmediato, a Dios y a la sociedad porque se juega la reputación del evangelio, para que sea visto el ejemplo vivo de Cristo y no sea letra muerta de una de las grandes religiones monoteístas del mundo.

Cuando he entrado a pertenecer a la universidad o a una empresa jamás he dicho que soy Cristiano, al contrario se han dado cuenta que lo soy a través del testimonio sincero y con el amor de Cristo de recibir a las personas de toda clase, de todos los estratos sociales, etnias y religiones.

El único requisito que Jesús nos puso para recibirnos en su reino, es aceptarlo como Señor y Salvador, es decir, hacer su voluntad, sin importar la religión o la denominación a la que se pertenezca.

En este sentido, existen muchos ilusos convencidos en que las personas que tienen una biblia debajo del brazo, que asisten a una comunidad y que cambian las groserías por “hermano”, “Aleluya”, “Gloria de Dios” son perfectas y sin tacha. Y no han entendido el mensaje de arrepentimiento y de obediencia y santidad del que Él se agrada

¿Quiénes somos para atrevernos a discriminar a las personas por religión, cuando el mismo Jesús nos dice que no nos fiemos de esto?


ZonaJPor @zonajnet
Somos un movimiento juvenil creado por jóvenes y para jóvenes que integra tecnología, música, arte, comunicaciones y un mensaje diferente.

Anuncios