Sinceramente, perdón, la salida no es escudarnos detrás de la persecu...