Blog / Fe


La Paradoja del Tiempo

  • Catagoría:  Fe

¿Has notado las paradojas (contradicciones) que el increíble desarrollo de la sociedad nos ha traído? Sino las has visto, esta lectura te las mostrara

La paradoja del tiempo

Imagen cortesia de clspace

La paradoja de nuestro tiempo  es una en la que tenemos edificios más altos, pero temperamentos más cortos, autopistas más anchas, pero puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero tenemos menos, compramos más, pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes, pero familias más pequeñas, más comodidades, pero menos tiempo. Tenemos más títulos universitarios pero menos sentido común, más conocimiento, pero menos juicio, más expertos, pero aun más problemas, más medicinas, pero menos bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos mucho, gastamos muy alocadamente, reímos muy poco, conducimos muy rápido, nos enfadamos mucho, nos quedamos levantados hasta muy tarde, nos levantamos muy cansados, leemos muy poco, vemos mucha televisión y oramos muy raramente.

Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero reducido nuestro valor. Hablamos demasiado, amamos muy raramente y odiamos muy a menudo. Hemos aprendido a como ganarnos la vida pero no a como vivirla. Le hemos agregado años a la vida pero no vida a los años. Hemos ido de aquí a la luna y vuelta, pero tenemos problemas para cruzar la calle y saludar a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior pero no el espacio interior. Hemos construido cosas más grandes, pero no cosas mejores. Hemos limpiado el aire, pero contaminado el alma. Hemos conquistado el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más, pero aprendemos menos. Planeamos más, pero logramos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Construimos mas computadoras para guardar mucha información y para producir más copias que nunca pero nos comunicas menos y menos.

Estos son los tiempos de las comidas rápidas y las digestiones lentas, de los hombres grandes y las personalidades pequeñas, de las ganancias astronomicas y las relaciones superficiales.

Estos son los días de dos ingresos en el hogar pero más divorcios, casas más bonitas, pero hogares rotos. Estos son los días de los viajes rápidos, de los pañales desechables, de la moralidad desechable, relaciones de una noche, cuerpos con sobrepeso, y píldoras que hacen de todo, desde animar y calmar, hasta asesinar.

Es una época en la cual hay mucho en las vitrinas pero nada en las alacenas. Una época en la cual la tecnología le puede hacer llegar esta carta a usted, y una época en la que usted puede decidir el compartirla o simplemente darle  click en la tecla eliminar…

Recuerde el pasar tiempo con las personas que usted ama porque ellas no van a estar a su lado por siempre. Recuerde decirle una palabra amable a esa persona que lo admira a usted con reverencia porque esa personita pronto crecerá y se ira de su lado...

Recuerde dar un cálido abrazo a la persona que está a su lado porque ese es el único regalo que usted puede dar con su corazón que no cuesta un centavo.

Recuerde decir “Te amo” a su pareja y seres queridos pero lo más importante es que en realidad lo diga con todo su ser. Un beso y un abrazo sanaran a un corazón roto cuando estos vengan del fondo de su alma.

Recuerde dar la mano y apreciar estos momentos ya que algún día esa persona ya no va a estar ahí otra vez.

Dese tiempo para amar y tiempo para hablar e invierta tiempo en compartir esos hermosos pensamientos en su cabeza.

Y SIEMPRE RECUERDE: La vida no se mide por el número de alientos que tomamos, pero por los momentos que nos roban el aliento.

 

Salmo 90  12-17

Enséñanos a pensar cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría.  Dios nuestro, ¿hasta cuándo vas a abandonarnos? ¡Vuelve a ser nuestro Dios! ¡Compadécete de nosotros! pues somos tu pueblo!

¡Permítenos comenzar el día llenos de tu amor, para que toda la vida cantemos llenos de alegría!  Ya hemos tenido días de tristeza y muchos años de aflicción; ¡devuélvenos esa alegría perdida!

¡Permite que nosotros y nuestros hijos podamos ver tu grandeza y tu poder!  Dios nuestro, ¡muéstranos Tu bondad, y bendice nuestro trabajo! ¡Sí, bendice nuestro trabajo!


blog comments powered by Disqus