Trastorno de Ansiedad, la enfermedad del nuevo siglo

Anuncios

Usted puede aprender de mi historia sobre el Trastorno de Ansiedad para que no tenga que sufrir lo que yo sufrí

Trastorno de Ansiedad, la enfermedad del nuevo siglo

Usted puede aprender de mi historia sobre el Trastorno de Ansiedad para que no tenga que sufrir lo que yo sufrí

Eran como las 2:30 am cuando de repente me levante sudando y con el sentimiento de que no podía respirar, comencé a temblar y lo único que pude hacer fue salir corriendo a donde mis padres y gritarles, "me voy a morir" "no puedo respirar”. Ellos en su angustia intentaban hacer  algo, no sabían si correr, llamar a urgencias o llevarme a un hospital.

Después de angustiantes momentos, llego un poco de calma, me trajeron agua y me abrazaron mientras me pasaba el momento. Ese fue mi primer encuentro con el tan famoso y conocido "Gigante" más  específicamente, "Trastorno de Pánico".

No comprendía que pasaba, no entendía porque de repente me levantaba en horas de la madrugada con este sentimiento. No entendía que me sucedía, no comprendía porque ese sentimiento tan  horrible estaba dentro de mí. Creo que ha sido una de las peores noches de mi vida, no volví a cerrar los ojos en esa noche, pues sentía que si los cerraba,  no amanecería de nuevo.

Pasaron unos días un poco más calmados, me encontraba haciendo algo de deporte y de repente, como de la nada, sin previo aviso, apareció de nuevo el "sentimiento" de muerte y ansiedad. Se me fue de nuevo el aire, recuerdo que sentía que todo me daba vueltas y lo único que pude hacer fue correr y correr a casa, pues era el único lugar en el que me sentía seguro, recuerdo que llegué llorando y le dije a mi madre: "llévame al hospital; me voy a morir".

El dictamen médico fue "Bienvenido al club de la enfermedad del nuevo milenio." Joven, usted padece de una enfermedad que cada día gana nuevos adeptos, "trastorno de ansiedad. No se preocupe, eso lo puede superar, no va a ser fácil pero lo puede lograr. Le daré estos calmantes y mañana debe visitar al psiquiatra. Sentí como un frió recorría todo mi cuerpo. Pensé "Dios mío estoy enloqueciendo", el doctor me miro y me dijo: “No se preocupe usted no está loco pero necesita ayuda profesional.”

En esa noche no pude dormir pensando en el por qué, la causa, la razón, ¿que me pasa?, ¿por que yo? Pensaba que si iba a ese lugar me quedaría allí. Recuerdo que muy temprano en la mañana llegue a aquel lugar, sentía un miedo infernal, un frió inusual, todos me miraban, pero nadie me comprendía, solo la mano y suave voz de mi madre eran el único aliento para aquel horrible cuadro, sentí que al entrar en una clínica donde trataban personas con problemas mentales, sería marcar un futuro para mi vida.

Pasaban y pasaban los minutos, recuerdo que estaba en una silla negra y fría, mis manos no paraban de sudar y mi corazón no dejaba de palpitar. Recuerdo que eran las 9:05 am cuando de repente escuche mi nombre por los parlantes indicándome que el Doctor me estaba esperando, me levante con la angustia de un niño cuando va por primera vez al dentista. Creo que fue el recorrido por un pasillo más largo de mi vida.

Llegue a la puerta y la figura de un hombre algo viejo se paro en frente de mi, para serles sinceros tenía más cara de científico desquiciado que de doctor. Gafas redondas y con mucho aumento, aliento a cigarrillo y con un aparato en su oreja derecha para poder escuchar. "Siga, siga mijo, no le voy a hacer daño" fueron sus primeras palabras.

Comenzó la charla, la figura de aquel hombre tosco y mal humorado fue desapareciendo. Me indico lo que realmente pasaba, me regalo un folleto donde describía todo lo que me sucedía. Es como si me estuviera describiendo EXACTAMENTE. Luego con mucha calma y sabiduría me explico todo el proceso y como iba a ser el desarrollo de mi tratamiento. También me explico que saldría de esto con ayuda de Dios, de mi familia, de él y la mía.

Les voy a contar un poco acerca de este mal que a miles y miles de personas afecta, pero del cual poco hablan, por pena, temor o simplemente porque desean borrar ese momento de su vida:

 

GENERALIDADES

Podemos definir las respuestas de ansiedad como reacciones defensivas e instantáneas ante el  peligro. Estas respuestas, ante situaciones que comprometen la seguridad del sujeto, son adaptativas para la especie humana. Significa esto que ejercen una función protectora de los seres humanos.

El ser humano durante miles de años se ha tenido que enfrentar a infinidad de peligros; cuando  estos se presentaban, las respuestas más eficaces para preservar la integridad del sujeto eran dos: LA HUIDA O LA LUCHA.

Los mecanismos psicofisiológicos humanos que preparan para la huida o la lucha (respuestas de ansiedad) han cumplido un eficaz papel a lo largo de los tiempos. El problema es que el ser  humano ya no tiene que enfrentarse con animales que corren detrás de él para convertirlo en su cena; en cambio otros muchos agentes estresantes le rodean y le acompañan a lo largo de su existencia, haciendo que el fantasma del peligro le aceche detrás de cualquier situación inofensiva.

La ansiedad está asociada muy frecuentemente a preocupaciones excesivas (llamada expectación aprensiva). Por ejemplo: miedo a que algún familiar cercano o la misma persona que sufre este trastorno puedan tener un accidente, enfermarse o morir. A la persona le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.

 

La ansiedad y preocupación se asocian a 3 o más de los siguientes síntomas:

- Nerviosismo, inquietud o impaciencia
- Fatigabilidad (cansancio) fácil
- Dificultad para concentrarse o poner la mente en blanco
- Irritabilidad
- Tensión muscular, temblor, cefalea (dolor de cabeza), movimiento de las piernas e incapacidad para relajarse

Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar o mantener el sueño o sensación al despertarse de sueño no reparador Sudoración, palpitaciones o taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad de boca, mareos, hiperventilación (aumento del número de respiraciones por minuto) La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan un malestar significativo o deterioro en las relaciones familiares, sociales, laborales o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

Los síntomas de ansiedad en el Trastorno de Ansiedad Generalizada son constantes a diferencia  de lo que ocurre en el Trastorno de Pánico donde la ansiedad-pánico aparece en forma paroxística tomando la forma de una Crisis de Pánico. La Crisis de Pánico no suele durar más de 30 minutos pero deja a quien la padece con mucho temor a presentar una nueva crisis. Este  "miedo al miedo" se lo denomina "Ansiedad Anticipatoria" y puede confundírselo con un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Es importante además descartar que los síntomas de ansiedad no sean debidos a la ingesta de algún tipo de sustancia ansiogénica: cafeína, anfetaminas o a una enfermedad médica  (hipertiroidismo por ej.). Existen muchas causas que pueden provocar ansiedad en forma secundaria. Asimismo los Trastornos Depresivos se asocian con mucha frecuencia a ansiedad.

Es muy importante realizar un correcto "Diagnóstico Diferencial" para poder arribar a un diagnóstico acertado de lo que le ocurre a quien se encuentra padeciendo un cuadro de ansiedad. 

La principal causa de fracaso terapéutico es la falta de diagnóstico o un diagnóstico errado. El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es mucho más de lo que una persona normal con ansiedad experimenta en su vida diaria. Son preocupación y tensión crónicas aún cuando nada parece provocarlas.

El padecer este trastorno significa anticipar siempre un desastre, frecuentemente preocupándose excesivamente por la salud, el dinero, la familia o el trabajo. Sin embargo, a veces, la raíz de la preocupación es difícil de localizar. El simple hecho de pensar en afrontar el día puede provocar ansiedad.

Pasaron algunos años y aún quedan algunos recuerdos de aquella época difícil de mi vida, aún ese gigante trata de molestarme en algunos momentos, pero simplemente decidí comprender que "No Existe", decidí comprender que Dios me da la fuerza para vencerlo y salir adelante con su amor y ayuda, créanme que no fue nada fácil vencer a este "Goliat" fueron muchas las noches de desvelo, de angustia, muchas las visitas a la clínica, muchos los calmantes que tuve que tomar,  muchas las lagrimas que derrame y muchas las oraciones que hice, algunas veces me sentía fuerte y al otro día simplemente pensaba que nunca iba a salir de ese estado.

Puedo decirles que sentía Morir. Pero hoy puedo respirar profundo y decir "Dios y su infinito amor me ayudo a salir de esta terrible situación" la ayuda de los médicos y de mi familia fue muy importante, de gran valor y doy gracias a Dios por ellos, pero creo que el ingrediente principal en mi recuperación fue la FE y el Amor de un padre fiel que me enseño a depender de EL en la totalidad de mi vida.

Al redactar esta nota vinieron momentos a mi mente que hoy solo puedo recordar como una época  en la que puede aprender de el amor de Dios, de mi familia, de hasta dónde podemos soportar, de cómo puede ser la gente de cruel al no comprender una situación, de cómo nuestra mente tiene tantas cosas que puede reaccionar de esta manera, de como una situación cambia tu vida para siempre.

No sé si al leer esta nota usted se identifique conmigo, o con alguien que pueda estar pasando algo parecido, solo les puedo decir que hay una salida, hay esperanza para este y otros problemas en la vida, crea en Dios y en todo lo que puede hacer por usted, crea en EL, no esta  solo, El está a su lado en este momento de su vida.

Recuerde Podemos vencer al "Gigante", no es con sus fuerzas, ni con su sabiduría sino con El  Espíritu de Dios.

Anuncios

blog comments powered by Disqus