La Búsqueda Espiritual del Rock n Roll de Lenny Kravitz

La Búsqueda Espiritual del Rock n Roll de Lenny Kravitz

La música de Lenny Kravitz tiene toques de cristianismo, espiritualidad y fe. Descubra aquí mas sobre la relación de este famoso artista con Jesús

  • Catagoría:  Musica y Cultura
  • Autor:  Jorge Mario Marin
  • Comentarios:  


Anuncios

Las comparaciones son odiosas se dice comúnmente, cuando se trata de música no solo se puede caer en errores también en comentarios que poco benefician la propuesta artística de un músico.

Recuerdo la primera vez que escuché a Lenny Kravitz, fue en los noventas en un programa de rock por la TV. La música estaba cambiando y este músico afroamericano llega con una propuesta retro que no pasaba desapercibida. Por supuesto no era mucho para la limitada mentalidad de algunos críticos, él “nuevo Jimi Hendrix” solo por el hecho de ser negro, tocar la guitarra e interpretar un rock clásico no era nada especial. Por supuesto que existía una clara influencia al escuchar algunas de sus canciones pero había algo más allá.

Por aquel tiempo muchos músicos, casi como si se pusieran de acuerdo, deciden darle un toque más espiritual en maneras diversas al rock, bandas como R.E.M., Moby o Joan Osborne, manejan esas inquietudes contrastando por supuesto con el glamour que una década atrás mostraron artistas como Madonna o Gene Simmons.

Se estrenaba entonces su sencillo Are You Gonna Go My Way y Kravitz no se quedaba atrás con todo esto, la canción parecía hablar desde la perspectiva de Cristo preguntando si caminarían con El, todo en medio de un ambiente que evocaba los tiempos de paz y amor de los hijos de las flores.

Y es que Lenny Kravitz era un caso particular en la escena de aquellos años, podría verse tan hippie como glam, su estilo mostraba una influencia de Hendrix o Led Zeppelin pero también de Prince, sus canciones daban un giro brusco del hard rock al funk o el rnb en un solo disco, al tiempo que su espiritualidad cristiana se reflejaba en sus canciones.

La canción anteriormente citada era el tema homónimo de su tercer disco, el cual contenía un mensaje positivo que contrastaba con la angustia y pesimismo del grunge, su siguiente sencillo Believe es una preciosa balada que habla claramente acerca del hijo de Dios y su gracia divina, pero que de alguna manera también, habla de una confianza en nosotros mismos. Esto posiblemente provenía de la típica mentalidad enseñada en la “teología” de la prosperidad sobre decretar lo que queremos obtener, lo que mostraba en alguna manera por aquel entonces unas creencias más complicadas, al menos teológicamente.

A pesar de ello no deja de ser conmovedor su mensaje espiritual tan directo, pero la cuestión que deja un poco difuso todo esto, es que Lenny parece disfrutar de su excesiva imagen de sex simbol, el erotismo también era parte de sus canciones y esto parecía ir demasiado lejos, el rompimiento de su relación matrimonial con la actriz Lisa Bonnet la cual dio a luz a su hija Zoe, parecía deberse en gran parte a sus aventuras sexuales.

Su álbum Circus de 1995 nace en medio de muchos conflictos emocionales que el músico experimenta, por ejemplo la etapa terminal de la salud de su madre. La canción Rock n Roll is Dead, expresa el estilo de vida del mundo de la música pero también nos deja una reflexión:

“Crees que estas en la cima del mundo

Pero sabes que estas realmente perdido

Corriendo alrededor con anillos de diamante

Y cucharas para coca que se desbordan

El rock n roll está muerto

Pero todo el dinero del mundo no pueden comprar el lugar donde iras”.

La canción The Resurrection no deja lugar a dudas que a pesar de los momentos duros el continúa confiando en algo más allá de lo humano y que para el músico es importante que las personas sepan de la segunda venida del Mesías:

“Si pudieras sentir lo que yo podía sentir

Bueno, sabrías entonces que su amor es real

Si pudieras escuchar lo que pude oír

Sabrías entonces que el Rey está cerca”.

La canción Stillness of Heart del disco “Lenny” del 2001 muestra la necesidad de encontrar serenidad en medio de un mundo caótico:

“Y todo lo que quiero es

Quietud del corazón

Pues puedo empezar

A encontrar mí camino

Fuera de la oscuridad

Y dentro de tu corazón”.

Su disco del 2004 Baptism llega en un momento cuando el rock gospel estaba saliendo del underground y reportaba grandes ventas comerciales, pero el artista continuaba lejos de hacer parte de ello, sin embargo se empezó a etiquetar su música como “rock cristiano de autoayuda” un término desastrosamente patético.

Su música seguía esa línea espiritual comenzando por una portada donde aparece bañado en pintura roja representando la sangre de Cristo, se autoproclama como un “Ministro del Rock n Roll” en una de sus canciones, ¿Where Are We Runnin'? nos lleva a reflexionar sobre como el materialismo consume nuestras fuerzas y temas como Calling All Angels nuevamente hablaban de una búsqueda del amor que parecía fusionarse entre lo terrenal y lo sagrado:

“Llamando a todos los ángeles

Te necesito cerca del suelo

Me he arrodillado

Y he orado por escuchar un sonido

Toda mi vida

He esperado a alguien a quien amar

Toda mi vida

He esperado algo para amar”.

Por aquel tiempo también hablaba sobre su estilo de vida bajo los estándares de “Dios, vida y rock n roll” criticaba bastante la falta de espiritualidad en la música actual, además de declarar que esperaría hasta volver a casarse para tener sexo.

Su gira denominada “Electric Church”, iba acompañada de un coro de voces góspel dándole un ambiente un poco eclesial de alguna manera.

Después de un tiempo largo de receso en los estudios de grabación llega “It Is Time for a Love Revolution” en el 2008, donde continua afirmando que sus mensajes de paz y amor, provienen de una inspiración divina.

Durante una entrevista donde se le preguntaba si se consideraba un “cristiano nacido de nuevo” (termino que lamentablemente se llega a volver un poco ambiguo en ocasiones) el músico afirmaba que no se sentía parte de una iglesia en particular, pero si de una fe de convicciones fuertes.

A decir verdad vivimos en tiempos preocupantes, donde declararse cristiano se convirtió en un asunto muy fashion, los medios de comunicación constantemente hacen publicidad al hecho de que mega iglesias como Hillsong New York están abarrotadas de celebridades, de cómo famosos como Beyonce, Kanye West, Justin Bieber o Selena Gomez asisten constantemente a celebraciones.

Por supuesto que no estoy en posición de juzgar si la fe de estas personas es real o no, ya que es la relación personal con Dios de cada persona individualmente la que determina ello, pero cuando esto se publicita como una moda, llegan muchos interrogantes a futuro.

Lo cierto es que para personajes como Lenny, se trata de algo que realmente parece estar en lo profundo de su vida y eso le puede hacerlo más  honesto y valido que muchas otras celebridades que afirman seguir su misma fe.

Es por ello que en medio de sus contradicciones y hasta momentos injustificables, puedo entender la valides del mensaje de este artista ya que no se trata de música con proselitismo religioso, más bien de algo que esta impregnado en el alma y sale con naturalidad.

Uno de los tatuajes de Kravitz expresa la frase "mi corazón pertenece a Jesucristo" su necesidad de algo más grande que la popularidad lo manifiesta al afirmar que "prefiero estar cerca de Dios que en el número uno de Billboard", por lo cual solo queda rogar que esa fe pueda continuar vigente, perfeccionándose y evolucionando a un nivel más alto, al igual que la de todos nosotros.


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano.  Gracias a sus conocimientos es el director de ZonaJ Muzic

Anuncios


Su opinión es importante

* Campos obligatorios
2000

Comentarios (0)

Nadie ha opinado. ¡Sea el primero!