Blog / Musica y Cultura


El blues del eclesiastés

Un pequeño viaje por algunos rockeros que tras vivir en exceso deciden abrazar el cristianismo. Vea estas historias de conversión aquí,

El Blues Del Eclesiastés

Entender la fe de muchas de las estrellas del Rock, puede ser un poco confuso al observar la forma de estos manejar sus creencias con su profesión, lo cual varía según su punto de vista ante su propio arte. 

Desde el altruismo de Bono (U2) fusionado con su actitud de estrella pasando por artistas como Beyoncé o Lenny Kravitz quienes afirman devoción por Jesús mientras proyectan una exagerada sensualidad que deja más cuestionamientos que claridad.

Tim Hehmann es un músico y productor quien ha llamado mucho la atención del sector evangélico ya que se encuentra promocionando su libro "I Met God In Hell" donde narra como después de una sobredosis de droga es llevado tanto al cielo como al infierno, lo que al mismo tiempo empieza a generar debates sobre este tipo de experiencias, muy cuestionadas por algunos teólogos, pero que finalmente nos lleva a un recorrido por un mundo que  muchos han buscado escapar a través de un nuevo nacimiento espiritual.

No es un secreto el hedonista ambiente del mundo del espectáculo, la promiscuidad, las drogas y toda clase de libertinajes están a la merced del artista, resumiéndose en: Sexo, Drogas y Rock n Roll, famosa frase que actualmente el músico Lenny Kravitz trata de cambiar bajo su actual filosofía de Dios, Vida y Rock n Roll.

Es un caso reconocido la variedad de músicos que habiendo crecido en un ambiente protestante y puestos sus dones al servicio divino, posteriormente, abandonan su fe seducidos por el glamoroso ambiente de la fama.

Desde pioneros del rock como Johnny Cash o Alice Cooper, pasando por la reina del disco, Donna Summer, quien se hizo famosa por éxitos como love to love you baby, donde simulaba a través de repetitivas frases y gemidos el acto sexual, después de su regreso al cristianismo, se niega rotundamente a cantar este tema además de cuidarse de mostrarse demasiado sexy.

No olvidemos a M.C. Hammer, famoso rapero quien termina en bancarrota y decepcionado del ambiente del Hip Hop después de la muerte de algunos de sus amigos quien decide convertirse en predicador. 

Y qué tal los casos más modernos e interesantes como el de Scott Stapp vocalista de la banda Creed quien aunque siempre entonaba fuertes plegarias en sus canciones, fue solo después de salir de la agrupación en donde definitivamente decide limpiarse de su adicción al alcohol volviendo a sus raíces cristianas.

Ante esta gama de casos particulares de músicos decepcionados del ambiente del espectáculo que vuelven su mirada a Dios, siempre se hace inevitable ver comparaciones con la famosa historia del Hijo Pródigo, contada por Jesús para exponer el profundo amor de un padre que sin importar que tan bajo caigamos siempre está dispuesto a recibirnos de nuevo.

Curiosamente, para junio de 1977, la banda de rock progresivo Kansas, graba su más reconocida canción, Dust In The Wind, escrita por su guitarrista Kerry Livgren quien se convertiría al cristianismo tiempo después y en cuyo tema  ya manifestaba una melancólica reflexión ante la vida inspirada en pasajes del Génesis y el Eclesiastés.

La autoría del libro de Eclesiastés sigue siendo debatida, sin embargo, lo significativo aquí es la belleza narrativa de un hombre quien después de haber vivido los placeres del mundo y haberse saciado de lujos, termina reflexionando sobre lo pasajero de nuestra vida en esta tierra, encontrando poco provecho y aflicción, algo muy  reflejado en el capítulo dos y que  finalmente termina declarando que “todo es vanidad” y lo único seguro en la vida es la muerte.

El reflejo ante tales cuestiones existencialistas parece repetirse en los testimonios de muchos de estos cansados rockeros que terminan concluyendo que solo queda doblar rodillas ante un mundo caído que los envolvió en las trampas de la vanidad.

Mirar el nuevo nacimiento de muchas estrellas de la música, siempre nos da una perspectiva conmovedora de cómo hasta la persona que pensaríamos está más cerca del infierno, puede ser quien en cuestión de minutos estará abrazando la redención, cuando ya parece humanamente imposible.

“No te resistas, nada es para siempre salvo la tierra y el cielo, se escapa y todo tu dinero no comprará ni un minuto” Dust In The Wind.


Jorge Mario MarinPor @GeorgeRock
Jorge Mario es un super conocedor de la música y en especial del rock y el metal cristiano. Gracias a sus conocimientos es el director de ZonaJ Radio en donde conduce 3 programas de música semanales.


blog comments powered by Disqus