Blog / Artí­culos


No saben los que estan pidiendo

  • Catagoría:  Artí­culos

Muchas veces he tenido este mismo sentimiento, pienso en lo que he pedido, o en lo que he pensado y digo: ¿Cómo se me ocurrió pedir eso?

No saben los que estan pidiendo

¿Cuántas veces nos habrá dicho Jesús lo que les dijo a Juan y Jacobo cuando le pidieron sentarse al lado de él en su reino?, No saben lo que están pidiendo. ¿Cuántas veces hemos pedido lo que no debemos pedir?.

Yo siento vergüenza cuando leo este pasaje, porque pienso en Juan y Jacobo y me los imagino muchos años después de que pasó este evento, me los imagino hablando entre ellos y diciendo: ¿Cómo se nos ocurrió pedir eso?, ¿Cómo es que no habíamos entendido la naturaleza del reino de Dios?, qué vergüenza con el maestro, qué embarrada.

Y sí yo creo que fue así, y lo creo porque yo mismo he experimentado esa vergüenza, esa pena al darme cuenta que no había entendido a Dios, que había mal interpretado algo en su Palabra, que mi mirada todavía está en cosas tan terrenales y volátiles, que me equivoqué al pedirle algo a Dios, que lo que pensaba no era correcto.

Juan y Jacobo seguían teniendo su mirada en la gloria terrenal, por eso pidieron un puesto en el reino, y por eso llegaron a decirle a Jesús que sí podían beber de su misma copa, pero es que no entendían que Jesús no había venido a establecer un reino como los de la tierra, como el de Herodes por ejemplo, Jesús estaba hablando de otro tipo de reino, uno diferente, uno más grande y majestuoso.

Esta petición que ellos hacen generó que los otros discípulos se indispusieran, y con toda razón, Juan y Jacobo estaban buscando puestos, medio sobornando a Jesús. Pero Jesús les responde con su inmensa sabiduría: “si alguno de ustedes quieres ser el más grande, debe ser el servidor de todos, debe convertirse en esclavo”, y ahí sí que yo creo que Juan y Jacobo sintieron más pena, más vergüenza, creo que se miraron y se dijeron: “qué embarrada”, acabamos de cometer un error grave, ¿cómo se nos ocurrió pedir esto?

Muchas veces he tenido este mismo sentimiento, pienso en lo que he pedido, o en lo que he pensado y digo: ¿Cómo se me ocurrió pedir eso?, y ahí me doy cuenta que las palabras de Jesús para sus dos “ingenuos” discípulos no han cambiado, siguen siendo las mismas chocantes palabras para mi y para todos nosotros hoy día: “NO SABEN LO QUE ESTÁN PIDIENDO”


Andres RinconPor @andreszonaj
Escribo lo que pienso. Este No es un espacio de reflexiones o pildoritas para hacerlo sentir bien, mas bien tiene la intención de hacerle sentir lo contrario. Fundador de ZONAJ.


blog comments powered by Disqus