Blog / Actualidad


La persona más joven ejecutada en los Estados Unidos

  • Catagoría:  Actualidad

La persona más joven ejecutada en los Estados Unidos es probablemente una victima mas del racismo de la sociedad americana de comienzos del siglo XX

La persona más joven ejecutada en los Estados Unidos

George Junius Stinney Jr. (nacido en 1929, muerto en 1944)

En una prisión de Carolina del Sur hace más de 65 años, guardias escoltaron a un chico de 14 años con biblia debajo del brazo hacia la silla eléctrica. De tan solo 1 metro y medio de alto y 40 kilos de peso, las correas no le ajustaban, y el electrodo era demasiado grande para su pierna.

El interruptor fue jalado y la máscara de la muerte para adultos se deslizo del rostro de George Stinney. Las lagrimas corrieron por sus ojos. Los testigos se retorcieron con horror mientras veían morir a la persona más joven ejecutada en los Estados Unidos en el siglo pasado.

De regreso al presente, un activista de la comunidad está luchando por limpiar el nombre de Stinney, asegurando que el chico no pudo haber asesinado a 2 niñas. George Frierson, miembro del comité escolar e inspector textil, cree que la confesión de Stinney fue a la fuerza, y que su ejecución fue otra injusticia que los negros sufrieron en las cortes del sur en la primera mitad del siglo XX.

En un grupo de casos como el de Stinney, peticiones se le están haciendo a las cortes pidiendo que decisiones tomadas cuando la presión de la sociedad estaba en contra de los negros, sean cambiadas. Estas peticiones por primera vez se han mantenido a flote gracias a dinero, grados de universidad y hasta influencias.

“Espero que veamos más casos como este porque nos deja un sentimiento de que ya todo acabo. Es algo simbólico,” comento Frank Wu, profesor de leyes en la Universidad Howard. “No es solo importante para los individuos y las familias, es importante para toda la comunidad. No solo los afroamericanos, pero también para los blancos y la nación en general. Lo que estos casos nos muestran es que se puede lograr justicia.”

Algunos ya han logrado justicia. A comienzos del año, el presentador de radio Tom Joyner, gano un perdón póstumo para 2 tíos abuelos quienes fueron ejecutados en Carolina del Sur.

Unos años atrás, Lena Baker, una sirvienta en Georgia que fue enviada a la silla eléctrica por asesinar a un hombre blanco, recibió el perdón luego de que su familia demostrara que ella probablemente lo hizo, porque él la tenia retenida en contra de su voluntad.

En el caso Stinney, los partidarios quieren que el estado acepte que los oficiales ejecutaron a la persona equivocada en junio de 1944.

Stinney fue acusado de asesinar a 2 niñas blancas, Betty June Binnicker de 11 años y Mary Emma Thames de 8, al golpearlas con una pieza de hierro y luego arrastrar sus cuerpos a una cuneta cerca de Acolu, a más o menos 10 kilómetros de Manning, en el centro de Carolina del Sur. Las niñas fueron encontradas 1 día después de su desaparición, luego de una gran búsqueda. Stinney fue arrestado unas horas después.

Por el riesgo de linchamiento, Stinney fue mantenido en una cárcel a 100 kilómetros de distancia en el publo de Columbia.

El padre de Stinney, quien había ayudado a buscar las niñas, fue despedido inmediatamente y ordenado a dejar su casa y trabajo en la fábrica. A su familia se le ordeno abandonar el pueblo para evitar aun más complicaciones. Una atmosfera de turba con locura por linchar rondaba al palacio de justicia. Sin visitas familiares, el chico de 14 años tuvo que enfrentar el juicio y la ejecución solo.

Frierson no ha podido sacarse el caso de la cabeza, siempre cargando una carpeta gruesa llena de recortes de noticias viejas, y documentos incluyendo la declaración de un testigo de la ejecución.

El sheriff en el momento dijo que Stinney había admitido los asesinatos, pero solo era su palabra (una prueba escrita de esta confesión nunca ha sido encontrada). Un abogado que está ayudando a Frierson con el caso se imagina que las amenazas de linchamiento y no ser capaz de ver a sus padres pusieron nervioso al estudiante de séptimo grado.

El fiscal Steve McKenzie dice que el ha escuchado recuentos de como los detectives le ofrecieron helado al chico cuando acabaron.

“Usted tiene que saber que él iba a decir lo que ellos quisieran que el dijera,” McKenzie comento.

La corte le asigno a Stinney un abogado (un comisionado de impuestos preparándose para elecciones estatales). En total, el juicio (desde la selección del jurado hasta la sentencia de muerte) duro un día. Los registros indican que 1000 personas estaban  en el palacio de justicia. Los negros no podían entrar.

La defensa no llamo a testigos y nunca apelo. Nadie puso en duda el recuento de la confesión dada por el Sheriff.

“Como fiscal que soy, esto me puso a pensar mucho, ver como el sistema judicial trabajo en contra de este chico. No lo protegió,” dijo McKenzie, quien está preparando unos documentos para pedirle a un juez que reabra el caso.

Los registros oficiales del juicio de Stinney contienen menos de 12 páginas, varias de ellas órdenes de arresto. No existe una transcripcion del juicio.

La falta de registros, lo cual no es poco común, lo hace aun mas difícil para las personas que están intentando cambiar estos viejos veredictos, Wu comento.

Pero todos estos casos viejos tienen algo en común.

“Algunos de estos casos son tan atroces, tan extremos, que cuando usted los mira, el proceso no tiene razón de ser,” Wu dijo. “es muy claro por lo que se puede ver que ha habido un montaje.”

Y a veces, la policía bajo la presión de ciudadanos asustados saca conclusiones apresuradas en vez de llevar una investigación detallada, Wu comentó.



blog comments powered by Disqus