Los Jóvenes que Dios usa

Anuncios

¿Quieres dejarte usar por Dios? ¿Te da miedo solo pensarlo? ¿No sabes que se necesita para hacerlo? Lee este artículo y encuentra la respuesta

Los Jóvenes que Dios usa

¿Cuáles son sus planes a 10 años? Bueno ojalá tengan respuestas a esta pregunta, pero la verdad es que muy pocos la tienen, se las voy a poner más fácil, ¿Cuáles son sus planes a 5 años?, mas fácil, o no? bueno, a la próxima si tenemos al menos una respuesta, ¿Cuáles son sus planes a un año?

Hace unas semanas en medio de una trasnochada ocasionada por mi pequeña bebé de 1 mes, pensaba lo duro que es ser padre en algunos momentos, sobre todo a eso de las 3 de la mañana, y me imaginé que si era duro para mi esposa y para mi, como lo sería para aquellos niños que tienen otros niños. Como pasa en Colombia con los embarazos de adolescentes, que en la mayoría de los casos no están esperando ser padres, y recordé la historia de dos jóvenes de la Biblia que se encuentran en una situación muy parecida, un embarazo no esperado, no planeado, no pensado para ese momento.

Quiero contarles la historia de dos jóvenes muy parecidos a usted y a mí, con sueños, metas y anhelos para el futuro, dos jóvenes muy enamorados con el deseo de vivir juntos por muchos años y que seguramente se prometieron amor eterno como lo hemos hecho nosotros algunas veces.

Muchos se están imaginando de qué pareja estoy hablando, pues bien estoy hablando de María y José, los papás terrenales de Jesús.

 

Qué tal si leemos lo que dice Mateo 1:18-25. Usemos por un momento nuestra imaginación, ¿se imaginan la vida de esta parejita antes de la noticia del embarazo repentino de María, antes que todo este alboroto hubiera comenzado?

Bueno, yo me imagino a José y María como a dos jóvenes super-enamorados, tan enamorados que estaban ya comprometidos para casarse, María debía tener entre 12 y 16 años y pues de José no se encuentra mucha información pero pongámosle que tuviera entre 25 y 30 años, dos jóvenes de un estrato normalito, de mero colegio público, trabajadores y soñadores, con deseos de salir adelante, creo que su frase favorita era: “No tenemos plata pero no importa porque nos queremos mucho”,

¿cuántos de nosotros no hemos dicho lo mismo alguna vez?, me imagino a María pensando en tener unos 4 hijos o más si se podía, pero el pobre José la veía dura, no más tener 2 porque la vida estaba cara y no había que ser descarados con el bolsillo y con la microempresa de maderas que tenían, apenas estaban empezando el negocio y no se puede empezar un negocio con muchas deudas.

Dos muchachos que se amaban, que querían tener una vida normal, que querían progresar, salir adelante, comprarse un camellito no tan destartalado, ojalá modeludo para engallarlo y vivir relajados, como muchas parejas de amigos que conocían.

¿Pero qué pasó?, pues tienen el privilegio de que Dios los quiera usar para una misión especial, si, especial pero raro, inusual y extraño, Dios irrumpe en sus vidas y se las voltea completamente, mejor dicho un terremoto de 8.8 en la escala de Richter no era nada a comparación de lo que estaba empezando a suceder en sus vidas.

María ya está esperando a Jesús en su vientre, empiezan Ángeles a caerles a la casa en vivo y en directo; después de que nace Jésus les toca irse de desplazados para Egipto por causa de la violencia, muy parecido a lo que sucede aquí en Colombia, pero en todo caso la vida se les voltea, la vida normal que pensaban tener ya no era tan normal.

Lo interesante de esto es ¿cómo responden los dos frente a todo esto? Ellos pudieron haber dicho, no que va, yo no me le mido a este trote, esto está muy duro y prefiero seguir viviendo la vida normal que llevaba antes, pero las respuestas de los dos ante todo este descontrol es lo que nos enseña cuales son los jóvenes que Dios usa.

Los jóvenes que Dios usa son jóvenes como María y José que dejaron sus sueños a un lado por soñar los sueños de Dios, jóvenes a los cuales son más importantes los sueños de Dios que sus propios sueños, jóvenes que obedecieron aunque no fuera fácil, que obedecieron aun en condiciones extremas y que pagaron un precio muy alto por servirle a Dios y dejarse usar por él.

Entonces ¿quieres dejarte usar por Dios?, bueno ya sabes que no es fácil, pero tampoco es imposible, además es el privilegio más grande que un joven pueda tener.

Anuncios

blog comments powered by Disqus